AP
El Estadio Azteca no contó con estacionamiento para los aficionados que acudieran al enfrentamiento de la NFL entre Cargadores de Los Ángeles y Jefes de Kansas City

Los aficionados que decidieron no llevar sus vehículos al partido de la NFL y que utilizaron los camiones que dispuso el gobierno de la Ciudad de México, les costó hasta seis horas el traslado.

Raúl es un aficionado de los Cargadores de Los Ángeles, que llegó a las 16:00 horas de este lunes al Auditorio Nacional para subir a un camión, que lo trasladara hasta el Estadio Azteca para disfrutar del partido de los Cargadores contra los Jefes de Kansas City.

Esperó durante dos horas para poder abordar un camión. La fila avanzaba lentamente, incluso hasta se detenía por algunos minutos. La gran cantidad de personas que utilizaron este medio de transporte desbordó la capacidad programada.

AP

Las filas eran enormes, de decenas y decenas de personas. El control de acceso era de una sola persona que cobraba y te colocaba un sello distintivo para asegurar tu regreso al lugar de partida. A pesar de que muchos camiones aguardaban el pasaje, el abordaje era uno por uno.

Se hicieron dos filas: uno para aficionados sentados y otra para personas que quisieran viajar de pie. Pero el mecanismo era lento y deficiente para la gran cantidad de personas que buscaban el servicio.

Raúl pudo subir a su autobús a las 18:00 horas, es decir, una hora y 15 minutos antes del Kick Off del partido de fútbol americano.

Cuartoscuro

El autobús, de color morado con blanco con la página de internet www.cdmx.gob.mx se incorporó a Periférico y su trayecto fue de una hora y 15 minutos hasta su asiento en el Estadio Azteca, es decir, a pesar de que salió con tres horas y 15 minutos antes de que iniciara su partido a penas y alcanzó a llegar.
 
Tras partido de la NFL México, la salida

El encuentro entre los Cargadores y los Jefes, concluyó aproximadamente a las 22:50. Ríos y ríos de gente buscaban desalojar lo antes posible el Coloso de Santa Ursula, sin embargo, su calvario de nuevo regresaría.

Raúl buscaba entre los mares de gente, que estaban en la Puerta 8 del Estadio Azteca, la fila con la ruta correcta que lo regresara a su casa en El Rosario.

Cuartoscuro

Se formó en una fila y después de 20 minutos se enteró que esa iba hacia el Metro de Ciudad Universitaria. Buscó la fila hacía el Metro Auditorio Nacional, sin embargo, los ríos y ríos de gente se hacían bolas y nadie sabía para dónde iba su trayecto.

Como nadie le supo explicar cuál era su fila, decidió formarse en la que se dirigía a Plaza Carso, que es una zona cercana a su domicilio. Además de que en esa fila sí había certeza hacia dónde se dirigía. El Metro Auditorio Nacional pasó a segundo término en el regreso de Raúl.

En su brazo derecho le colocaron el sello distintivo de esta zona para poder regresar a su domicilio.

Sin embargo, el sello se borró y ya no fue necesario mostrarlo ni defender que él había abordado en Auditorio, lo que quería era llegar a su casa y lo más cerca era Plaza Carso. Raúl, comenzó su travesía de regreso aproximadamente a las 11 de la noche al salir del Estadio Azteca, sin embargo, su autobús inició su regreso cerca de la 1 de la mañana de este martes.