Foto: ESPN
El Puebla con injusticia ganó, 1-0 a los Pumas en un juego que debió quedar por lo menos igualado. Ambos equipos hicieron por ganar, pero sólo uno fue contundente; el gol de Lucas Cavallini (49’), la diferencia.

CDMX.- Quizá si Bruno Marioni se apellidara Sánchez, González o Patiño, ya estaría fuera de Pumas. El técnico argentino acumuló más de un mes sin ganar. Sí, desde aquella victoria de 1-0 sobre América, del 17 de febrero, los Pumas no festejan algo en la Liga, cuatro derrotas y un empate, y de no ser por la Copa, en la que está en semifinales, otra sería la historia.

El Puebla con injusticia ganó, 1-0 a los Pumas en un juego que debió quedar por lo menos igualado. Ambos equipos hicieron por ganar, pero sólo uno fue contundente; el gol de Lucas Cavallini (49’), la diferencia.

Pero el futbol no es de merecer. Los números son fríos. La Franja llegó a 16 puntos y amanecerá en zona de Liguilla, Pumas se quedará con 10 unidades, cada vez más lejos de ese objetivo.

Fue un juego agradable, que entre la desorganización con la que juegan los equipos de “Chelís”, y el ímpetu de los felinos, se volvió intenso e impreciso.

A los Pumas les invalidaron un gol por fuera de lugar de Iturbe y a los camoteros 
no les señalaron un penalti a favor tras mano de Quintana. Siguen las dudas del alcance de la gente del VAR.

Después de un par de buenas intervenciones del arquero felino, Fernández centró y la carrocería de Cavallini (49’) hizo trizas a Arribas para el remate de la victoria a los locales, ante unos Pumas que ahora tendrán que enfocarse en las semifinales de Copa.