Foto: Internet.
La Coordinación de Difusión Cultural UNAM anunció hace un par de días que lo presencial se dará de manera gradual y será hasta agosto, tras el periodo vacacional de verano, que continúe la reapertura de espacios y recintos

Un joven corre alrededor de la plaza del Museo Universitario de Arte Contemporáneo. La Espiga, de Rufino Tamayo, es testigo de sus vueltas interminables. Una niña se desliza con su patineta y una pareja se abraza. Es el día del regreso paulatino y escalonado de las actividades presenciales en el Centro Cultural Universitario. El semáforo verde en la Ciudad de México lo permite.

Es sábado por la tarde y, a simple vista, el CCU luce prácticamente vacío. Parejas por aquí  y por allá. Un señor pasea a sus perros alrededor de la fuente y de la librería Julio Torri. En los alrededores de la Sala Miguel Covarrubias están los ecos del silencio de más de un año, tierra y hojas acumuladas. Los tacos de canasta y la bicicleta con las papas esperan más clientes que llegan a cuenta gotas, pero llegan.

El MUAC es el primer recinto en recibir visitantes. La Coordinación de Difusión Cultural UNAM anunció hace un par de días que lo presencial se dará de manera gradual y será hasta agosto, tras el periodo vacacional de verano, que continúe la reapertura de espacios y recintos.

En el Museo los filtros sanitarios ya no tienen nada de nuevos y sí mucho de normales. Tres termómetros sobre sus pilares toman la temperatura corporal. Un guardia señala el dispensador eléctrico con desinfectante. Todos ingresan con el cubrebocas  colocado adecuadamente cubriendo nariz y boca. Hay señaléticas en el piso con el sentido de la circulación y mamparas que recuerdan que hay que conservar una distancia de 1.8 metros entre personas.

Cien del MUAC es la exposición de la colección del museo con la que se recibe a los primeros visitantes. Con ella se propone al espectador un conjunto de obras que se consideran imprescindibles en la historia del arte reciente. No hay una temática, pero la curaduría, informó Cultura UNAM responde a la relevancia que ciertas obras y ciertos autores.

Hay obras de Damián Ortega, Fernando Palma, del Taller de Documentación Visual, de Anish Kapoor, Gabriel de la Mora, Gabriel Orozco, Rubén Ortiz, Helen Escobedo,Manuel Felguérez, Mathias Goeritz, entre muchos otros. 96 artistas y colectivos en total. Pinturas, esculturas, fotografías, instalaciones, videoinstalaciones, bordado sobre tele, En el recorrido los visitantes se detienen con especial interés en Drifting Star, de Carlos Amorales, una instalación con dibujos vectoriales flotantes. Un viaje por el arte contemporáneo.

Sobre el piso no hay señaléticas, ni mamparas, hay  personal, pero nadie se ha visto en la necesidad de recordar mantener bien colocado o procurar la sana distancia. Al cierre del primer día de reapertura, el museo reporta 350 personas. Un aforo fluido y, para algunos de las personas que laboran en el recinto, es también prometedor. "¡Ahí vamos, poco a poco, ha sido un gran día!", dice una de las chicas del recinto que apoya a los visitantes con información.

El público es varipinto. Destacan los jóvenes y las parejas. Una mujer embarazada se toma fotos en cada obra que le entusiasma. "¡Ya quería salir a pasear!", dice con ojos sonrientes.

El Museo también ofrece dos muestras más: "Chantal Akerman. Desde el otro lado, fragmento", una videoinstalación que montada en el auditorio del MUAC, con la curaduría de Claire Atherton, e integrada por dos secciones.

Así como el proyecto "Hybrida", de la artista Amor Muñoz,  que se exhibirá hasta el 27 de junio en el corredor norte del MUAC; con la curaduría de Cuauhtémoc Medina y Jaime González Solís y que consiste en tres bioesculturas sonoras, dentro de las cuales habita una variedad de organismos (colonias de bacterias y levaduras) y cuya supervivencia provoca un proceso de fermentación constante.

El Museo estará en funciones de viernes a domingo, de 11 am a 5 pm. El programa Museo Seguro contempla un aforo de 50 personas simultáneamente en sus diversas salas.

La Librería Julio Torri es el otro espacio abierto que, durante este fin de semana, no permite el pago con tarjeta. Pueden acceder 3 personas en sus instalaciones y el horario para visitarla es de viernes a domingo, de 11 am a 5 pm.

Solo estarán abiertos al público los estacionamientos 3 y 4 del CCU. Habrá servicio de Pumabús desde la estación Universidad del Metro.