Archivo
El juez valoró lo dicho por ambos abogados y determinó que el crimen fue en una riña

Jesús Gerardo Martínez Vásquez, acusado del homicidio calificado cometido en Junio en el ejido San Isidro en Parras de la Fuente, Coahuila, quedó en libertad y será monitoreado con brazalete electrónico.

El juez de control modificó el delito al de homicidio en riña con carácter de provocado, lo que le da derecho a enfrentar el proceso en libertad.

Al acusado de 47 años de edad, se le advirtió que no podrá salir de la región sureste de Coahuila.

En junio, Jesús Gerardo sostuvo un pleito con Anselmo Vásquez Chavarría, porque supuestamente descubrieron que tenía una relación de amasiato con Guadalupe, hermana de Anselmo y quien padece de una discapacidad (es sordomuda).

Durante la pelea, Jesús Gerardo recibió más de siete heridas con arma punzo cortante, en la espalda y en el tórax.

Sin importar la gravedad de sus heridas, Jesús siguió a su agresor y entre la oscuridad le dio alcance para dispararle en la cabeza.

El afectado fue llevado en camioneta hasta el Centro de Salud de Parras, Coahuila, pero ya había perdido la vida. Mientras que el agresor fue llevado al Hospital General de Saltillo por su gravedad.

Al imputado se le detuvo mediante una orden de aprehensión y ayer que se realizó la audiencia de vinculación a proceso, el abogado defensor del imputado aseguró que hubo legítima defensa.

DICE QUE FUE PROVOCADO

El abogado defensor solicitó la no vinculación a proceso, porque su defendido fue provocado por la víctima.

Aseguró que Anselmo fue directo a casa de Jesús a buscarle pleito, porque le rumoraron que tenía una relación con Lupe y la pelea fue dentro de un terreno de la propiedad de Jesús y ahí lo acuchilló.

Mientras que el ministerio público, Juan Sánchez, solicitó prisión por qué alegó que no se dio la legítima defensa, ya que asegura que tenía ventaja por la pistola que portaba y que las herida que sufrió no eran tan graves.