Además de los lineamientos obligatorios, las empresas también deben velar por la seguridad de sus empleados mediante acuerdos y medidas específicas según las necesidades de cada uno/FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM
La prioridad de todo negocio debe ser garantizar la seguridad sanitaria de empleados y clientes

Más allá de las recomendaciones que se puedan emitir para que una empresa vele por la seguridad sanitaria de las personas, existen unos lineamientos sanitarios que son obligatorios y que de no respetarse, podrían incurrir en una clausura o multa por parte de las autoridades. 

Los empleados necesitarán tiempo para adaptarse a la nueva realidad y la guía de cada empresa será clave para lograrlo con la implementación de ciertos pasos: 

-Ajuste de las reglas y regulaciones del equipo de protección 

-Desarrollar un acuerdo de prevención y seguridad para la relación entre empleados: una nueva distancia social.

-Desarrollar nuevas pautas de convivencia para minimizar la exposición y cumplir con las medidas de higiene.

-Evaluar la disposición de los profesionales para regresar al lugar de trabajo en función de sus circunstancias personales. Cabe recordar que los grupos vulnerables deberán permanecer en casa hasta que las autoridades sanitarias lo determinen. 

-Evaluar la ubicación y el transporte que utilizan los empleados para trabajar.

Las empresas deben aplicar lineamientos que garanticen la seguridad entre empleados/FOTO: CRISANTA ESPINOSA AGUILAR /CUARTOSCURO.COM

El apoyo en servicios tecnológicos 

Son un punto clave para integrar y eficientar el trabajo si los empleados aún trabajan de forma remota o si se visualiza que el home office será el nuevo método laboral de la empresa. En este caso hay que mantener una serie de aspectos bajo la lupa. 

-Revisar los paquetes de tecnología estándar relacionados con las personas y el espacio.

-Evaluar los servicios de mesa de servicio y las oportunidades de mejora.

-Identificar interacciones comunes entre profesionales y tecnología de oficina.

-Revisar las suites de software de comunicación y colaboración remotas disponibles para los usuarios.

Gestión de espacios e instalaciones.

El COVID-19 ha hecho que se modifiquen los espacios de trabajo y hace que las personas cuestionen la existencia o las oficinas a la que estamos acostumbrados. 

Una de las conclusiones es que no hay razón para cerrar la oficina, pero es probable que se utilice el modelo de reasignación de espacio.

-Desarrollar procedimientos de higiene y medidas preventivas y su impacto en el uso del espacio.

-Acuerdo para usar el espacio.

-Preparar un catálogo de soluciones espaciales basado en asuntos regulatorios y acuerdos definidos.

Oportunidades de formar nuevas ideas para una mejor organización

Al adaptarse a las nuevas realidades y más allá, el bienestar de la empresa depende en gran medida de la organización. Es muy importante formular el plan correcto para la integración gradual de profesionales al tiempo que mejora sus capacidades digitales.

-Evaluar la importancia de varias funciones y la urgencia de regresar al lugar de trabajo.

-Revise el horario de apertura del centro de trabajo.

-Desarrollar un plan progresivo para atraer profesionales.

-Preparar el plan de trabajo para el departamento: quién, cuándo y dónde.

-Estudiar métodos alternativos para reducir la ocupación del espacio sin sacrificar la eficiencia y la productividad del equipo.

Carlos E. Pascual

Jefe de información y soft news de la Revista 360. Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad del Valle de México. Tiene estudios como Técnico de Agricultura en el plan de estudios tecnológicos de bachillerato en Química Biológica. Se ha desarrollado profesionalmente como analista de importaciones Jr, seguidor de tráfico, líder en administración de ventas y supervisor de guarderías con experiencia en estas diferentes áreas.