Fecha. La primera evaluación a nivel básico y medio superior se hizo entre en el 2015. / Archivo
Especialistas coinciden en que era urgente retomar la rectoría de la política educativa y mejorar la enseñanza-aprendizaje

CDMX.- Una forma descuidada en su administración, la falta de consulta profunda con los principales actores para su elaboración, querer resultados de gran impacto inmediato y público, así como la presentación tardía de un modelo pedagógico, hacen que la reforma educativa quede mucho a deber a tres años de haberse aprobado.

Al hacer una evaluación de la iniciativa estelar del presidente Enrique Peña Nieto, especialistas coinciden en que era urgente retomar la rectoría de la política educativa y mejorar la enseñanza-aprendizaje, pero refieren fallas importantes que pueden llegar a considerar a la reforma educativa como trunca, en suspenso y no cristalizada.

La historia oficial de la reforma educativa comenzó el 10 de diciembre de 2012, tan sólo ocho días después de firmado el Pacto por México, en un acto donde el presidente Enrique Peña, acompañado de Emilio Chuayffet, entonces secretario de Educación Pública, y los dirigentes de los partidos firmantes, entregó al Congreso de la Unión la iniciativa constitucional.

La Cámara de Diputados la aprobó 10 días después, y el Senado el 21 de diciembre del mismo año. Para febrero de 2013, la reforma fue declarada constitucional por el Poder Legislativo federal, promulgada por el Ejecutivo el 25 de febrero de 2013 y publicada al día siguiente en el Diario Oficial de la Federación.

“Era necesario que el Estado retomara la rectoría en materia de política educativa. Hay que preguntarnos si esa reforma como se diseñó, instrumentó y se está implementando responde a esa necesidad, yo creo que ahí una respuesta del periodo corto de lo que va ejecutándose, la respuesta es que no, que está distante de varias de esas necesidades que decíamos al principio”, afirmó Marisol Silva, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide) de la Universidad Iberoamericana.

Aquel 10 de diciembre, en el del Museo de Antropología, el presidente Peña Nieto presentó su reforma considerada estelar. La gran ausente fue la ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales.

Hay que preguntarnos si esa reforma como se diseñó, instrumentó y se está implementando responde a esa necesidad”,
Marisol Silva, experta.

El 26 de febrero de 2013, Gordillo Morales fue arrestada y acusada de los delitos de lavado de dinero y de delincuencia organizada.

ESTABILIDAD LABORAL
El objetivo del Ejecutivo era dejar reglas claras y precisas para que todo aquel que aspiraba a ingresar, permanecer y ascender como maestro, director o supervisor, lo hiciera con base en su trabajo y sus méritos, garantizando plena estabilidad laboral, además de desaparecer las plazas vitalicias y hereditarias en el Sistema Educativo Nacional, e identificar, a través de una evaluación, las necesidades de mejora de maestros, directores, supervisores, escuelas y autoridades.

Se propuso también dotar de autonomía plena al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), encargado de desarrollar un sistema de evaluación integral, equitativo y comprensivo, adecuado a las necesidades y contextos regionales del País.

El año 2013 se vio marcado por un SNTE debilitado y un activismo mayor de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que hasta la fecha mantiene sus movilizaciones en reclamo, como desde un inicio, de la abrogación de la reforma educativa por considerarla punitiva.

La primera evaluación de desempeño a nivel básico y medio superior se realizó entre noviembre y diciembre de 2015. Se dieron fechas y lugares distintos para los estados Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, donde existe mayor presencia de la CNTE.

Según los resultados entregados en febrero pasado, en México se presentaron 134 mil 140 maestros al diagnóstico y de ellos, 15.3% tuvo una calificación de insuficiente, 36.2% de suficiente, 40.5% de bueno y 8% destacado o excelente. Se despidió además a 3 mil 651 profesores en toda la República por no acudir a ninguna de las fases de la evaluación de desempeño docente.

Desde que inició la aplicación de la reforma, la SEP ha notificado su despido a 9 mil 159 docentes por no presentarse a los exámenes de diagnóstico o por acumular más de cuatro faltas o inasistencias en 30 días de manera consecutiva sin justificación.