Foto: Archivo
Venezuela está inmersa en una crisis política que empeoró el pasado mes de enero por la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional

Moscú. El viceministro de Exteriores de Rusia, Sergei Riabkov, ha dado por terminada este domingo la participación de Rusia en la crisis abierta en Venezuela tras la autoproclamación del líder opositor Juan Guaidó como "presidente encargado" del país.

Desde el inicio a principios de año de este episodio de tensión, Rusia ha enviado efectivos para el mantenimiento militar de los equipos del Ejército venezolano y asesoramiento del presidente del país, Nicolás Maduro, según el Kremlin.

La presencia de militares rusos en Venezuela ha enfurecido a Estados Unidos, que en su momento exigió al Kremlin la retirada inmediata de la nación caribeña. Washington atribuye a la injerencia de agentes de Rusia y Cuba el fracaso del alzamiento militar del pasado 30 de abril para derrocar al Gobierno de Maduro.

Venezuela está inmersa en una crisis política que empeoró el pasado mes de enero por la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional. En respuesta, Guaidó, el presidente de la opositora Asamblea Nacional, se proclamó a sí mismo como responsable del país.

"Nuestra tarea, tal y como se planteó en un momento, ha terminado", ha zanjado Riabkov durante un encuentro ministerial de la Oficina de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados, recogido por la agencia oficial de noticias rusa RIA Novosti.