El equipo regiomontano se metió al Estadio Victoria para sacar un triunfo que les dio su pase a la final, que tendrá que atender a su regreso del Mundial de Clubes

AGUASCALIENTES.- En un partido intenso y con mucho desgaste físico, Monterrey redondeó la obra y avanzó a la final del Apertura 2019, tras eliminar 0-1 a Necaxa con gol de Rogelio Funes Mori. El delantero argentino reapareció y jugó su primer partido de Liguilla.

Los Rayados fueron mucho mejor que el rival y ganan la serie con marcador global de 3-1, al obtener dos triunfos. Además, con el técnico Antonio Mohamed llegan invictos a la llave por el título, con tres victorias y un empate; por si fuera poco, en la era del “Turco” no han perdido.

La final tendrá que esperar, pues Monterrey viajará a Catar para su participación en el Mundial de Clubes, mientras la serie para conocer al campeón de la Liga MX se disputará el 26 y 29 de diciembre.

El escenario estaba puesto para que los Rayos le dieran la vuelta a las circunstancias de la ida y alcanzar a los Rayados en el marcador para meterse a la final. Jugaría en su cancha, en donde más puntos consiguió en el torneo regular, en un estadio lleno y con un cambio en su alineación: la salida de Alexis Peña por el ecuatoriano Kevin Mercado, quien con sus centros el cuerpo técnico buscaría mayores ocasiones de gol. Con un tanto, los Rayos estarían del otro lado.

Los primeros 15 minutos fueron parejos. Guillermo Vázquez apostó por hacerle marcación en zona a Rodolfo Pizarro, tratando de que no repartiera juego; hasta dos rivales le caían cuando tenía el esférico. A los regiomontanos les anularon un gol al 14’, por fuera de lugar.

El futbol en el Victoria era intenso, con estrechas marcaciones y poca profundidad al frente.

Los Rayados no podían hilvanar una llegada y cuando Janssen pudo haber buscado una oportunidad ofensiva, solo se lesionó al disparar y era presionado por un rival. Esto ocurrió al 39’ y tras el movimiento se tendió en el pasto. Tuvo que salir para ser atendido, pero no pudo continuar y fue relevado al 42 por Funes Mori. Asi se fue la primera mitad del partido.

Para el segundo tiempo Necaxa hizo cambios, porque había que jugársela. Maxi Salas ingresó al 60’ por Mercado; los centros del ecuatoriano no surtieron efecto y el argentino tenía velocidad y habilidad que al final tampoco le resultó.

El juego se tornaba ríspido. Necaxa tenía más tiempo el balón, se acercaba más a zona de peligro, pero no lograba concretar.

Al 90, Funes Mori le puso dirección a la serie. Certero, seguro y con mucha confianza, el argentino marcó el 0-1 y a los Rayados ya nadie le quitaba la final. Un servicio por la derecha de Pizarro a segundo poste fue redondeado por Rogelio.