Los mexicanos siempre estamos buscando motivos para reunirnos a celebrar, y diciembre siempre nos ha dado un montón de razones para hacerlo, algo que ni siquiera una pandemia ha podido cambiar. Por desgracia (al menos dentro del contexto en el que nos encontramos), la mayoría de los mexicanos han decidido pasar por alto las medidas de seguridad y las restricciones de convivencia a pesar del estado crítico en el que nos encontramos. Si navegas por tus redes sociales te toparas con mil fotos o historias de posadas de 30 personas abrazadas y sin cubrebocas, y si deslizas un poco hacia abajo te toparás con la triste noticia de que otra persona ha fallecido por COVID-19, que el semáforo volvió a pintarse de rojo, o que algún conocido busca donadores de plasma.

Si sales a las calles te encontrarás con un tráfico imposible, pues todos están haciendo compras de último momento, pero a donde sea que vayas encontrarás luces y decoraciones navideñas que nos recuerdan que faltan tan solo unos días para que termine este año y tengamos la oportunidad de empezar de cero.

Para nosotros no basta con pintar toda la ciudad con los colores navideños, sino que tradicionalmente en estas épocas, también pintamos el cielo con fuegos artificiales de todo tipo. Como hemos hablado muchas veces en columnas anteriores, los fuegos artificiales siempre son un gran tema para los que tenemos peludos en casa, y no queremos dejar pasar la oportunidad para crear más consciencia sobre las medidas que podemos tomar. Si bien es imposible lograr que para mañana 24 de diciembre, la gente deje de tronar cuetes, podemos sensibilizarlos un poco más a los daños que le pueden hacer a nuestros peluditos, y también podemos informar a más dueños para que tomen las medidas necesarias y evitar accidentes.

Primero que nada es importante conocer los efectos de la pirotecnia en los animales. Los animales son mucho más sensibles a los sonidos fuertes pues su sentido del oído está mucho más desarrollado y agudizado que el nuestro. Un gatito puede escuchar hasta seis veces más fuertes que tú. Si tronar una paloma te aturde a ti, ¿Cómo crees que impacta el oído de un minino? Si el animalito está muy cerca de la detonación, esta puede dañar su oído de forma irreversible, y en el caso de los pájaros y peces puede causarles la muerte de manera instantánea. Estos sonidos tan fuertes y el temor que les producen pueden provocar taquicardia, temblores, falta de aire, nauseas, aturdimiento, pérdida de control y hasta un infarto. Más de la mitad de los animalitos tendrán estos síntomas, pues no son capaces de racionalizar sus niveles de ansiedad. En estos ataques de pánico muchos peluditos intentan escapar desesperadamente, si tienes a tu peludo amarrado puede lastimarse con la correa, o si lo tienes encerrado puede rascar puertas y paredes o hasta golpearse contra ellas. Tenerlo suelto tampoco es la mejor opción pues lo más seguro es que se escape y salga desorientado a la calle donde lo pueden atropellar o puede perder de vista el rumbo a casa. La mañana después de cualquier fiesta con pirotecnia, nuestras redes sociales siempre están llenas del encabezado “Se busca” y es lo primero que queremos evitar.

FOTO: INTERNET / Lulú junto con los demás lomitos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar con mucho amor.

Por todas estas posibilidades te recomendamos mantener a tus peludos dentro de casa, asegurarte de que no haya rutas de escape y que tengan su collar con placa en todo momento. Tu compañía puede tranquilizarlos mucho más, y puedes dejar que se escondan si eso los hace sentir más seguros. Intenta tranquilizarlo y mostrarte con calma, ellos son muy sensibles a lo que nosotros transmitimos. Intenta reducir o camuflar el sonido, puedes prender la tele, poner música, bajar las persianas o aislar las ventanas de otra manera para que el ruido se distorsione. A algunos peluditos les funciona el vendaje a presión (puedes encontrar las instrucciones aquí: https://www.europapress.es/desconecta/animalparty/noticia-truco-evitar-perro-asuste-fuegos-artificiales-20151218120816.html )

Esperemos que este año sea la excepción, pero muy probablemente los días 25 de diciembre y 1ero de Enero, la redes sociales se llenen de reportes de animales perdidos. Ayuda a compartir estas publicaciones y si tu encuentras un perrito o gatito en la calle resguárdalo. Haz un post en modo público en tus redes sociales con su foto y toda su descripción física, explica dónde, cómo y cuándo lo encontraste, y etiqueta a todas las asociaciones que puedas. Nosotros siempre estaremos felices de poder ayudar a quienes toman la iniciativa por su cuenta.

Sé un dueño responsable, conoce a tus peludos y cómo reaccionan ante estas situaciones para poder tomar las medidas necesarias y hacerle pasar una noche realmente buena. Tenemos casa llena con casi 40 perritos y nos urge encontrarles un hogar para poder rescatar a más. Lulú junto con los demás lomitos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar con mucho amor antes de que termine el año. Esperamos que sigas leyéndonos y que nos sigas en nuestras redes sociales… búscanos en Facebook e Instagram como Brigada Rescate Saltillo. #JuntosDejamosHuella