Indicadores como la positividad reportan alzas. ESPECIAL
En la última semana, al menos tres días hubo cifras superiores a los 10 mil y 12 mil casos nuevos

CDMX.- Nueve meses después de que se reportó el primer caso de COVID-19 en México, la intensidad de contagios es similar a la que se registró durante agosto, cuando hubo 6 mil 145 diagnósticos diarios en promedio; para noviembre esta cifra es de 6 mil 275.

En la última semana, al menos tres días hubo cifras superiores a los 10 mil y 12 mil contagios nuevos. La Secretaría de Salud (Ssa) explicó que no son diagnósticos que se hicieron en un día, sino que fue la actualización que realizaron los servicios estatales de salud en las bases de datos; sin embargo; indicadores como la positividad reportan alzas.

En cuanto a las defunciones, en los últimos 27 días han ocurrido 13 mil 706, un promedio de 489 diarias y, aunque es un número menor a los meses de junio, julio y agosto, es mayor que el registrado en septiembre y octubre, cuando el promedio de fallecimientos por día fue de 441 y 455 respectivamente.

De acuerdo con las estadísticas publicadas por el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Universidad de Washington, en los primeros días de noviembre el número de decesos por día fue de 430 aproximadamente; hasta ayer, llegó a las 497 y el instituto proyectó que para el 14 de diciembre las muertes diarias sean 472, de mantenerse la tendencia actual, pero podrían alcanzar 512 en caso de relajar las medidas de mitigación.

El histórico del IHME indica que las 470 muertes diarias en promedio y que se reportaron durante el mes de noviembre son similares a las registradas en los primeros días de junio: 499 por día; en estas fechas la curva epidémica iba en incremento para estancarse en una meseta los meses de julio y agosto.

Especialistas consideran que el aumento de casos se debe a que la sociedad ha bajado la guardia en cuanto a la implementación de medidas de higiene como el lavado de manos, uso de alcohol gel y a que cada vez hay más gente ocupando el espacio público, advierten que un confinamiento sería la última opción, pero es necesario que se refuercen las medidas de prevención del virus.