Archivo
Rubén Moreira terminará su mandato el próximo 30 de noviembre de 2017, y al día siguiente entrará en funciones la nueva administración

Los próximos 50 días son claves para el futuro de Coahuila: la administración estatal busca un cierre espectacular con la puesta en marcha de algunas sus mejores obras, en tanto al gobernador electo, Miguel Riquelme, le queda pendiente el “round” en el Tribunal Electoral Local, en donde existen cuatro impugnaciones.

Rubén Moreira terminará su mandato el próximo 30 de noviembre de 2017, y al día siguiente entrará en funciones la nueva administración.

El Gobierno de Coahuila está por entregar el Hospital Materno Infantil, que tuvo una inversión de casi 700 millones de pesos (mdp), y sustituirá al antiguo Hospital del Niño. También está por entregarse el Centro Oncológico de la Región Sureste “Carlos Chavarría Delgado”, el cual tuvo una inversión de 333 mdp.

También se contempla la culminación de la carretera San Pedro Cuatro Ciénegas, que detonará el desarrollo económico de la región Laguna.

Además en los próximos días estará en Coahuila el general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, para supervisar los últimos detalles del Cuartel Militar de San Pedro de las Colonias –que requirió una inversión de 700 mdp- donde se albergará a 3 mil 200 elementos castrenses.

Con la deuda pública, Coahuila cierra con una calificación crediticia estable BBB+, otorgada por Fitch Ratings, apenas hace un par de meses.

Además, el Tribunal Electoral de Coahuila deberá resolver cuatro juicios electorales, presentados por excandidatos al Gobierno del Estado. Asimismo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación deberá avalar los resultados de la elección, o en su defecto pedir que se llame a nuevos comicios.