Batalla. Los minis fueron la sensación en el encuentro de la empresa FULL. Foto: Héctor García
Sin duda la lucha que acaparó lo reflectores fue un triangular entre las pequeñas estrellas, Alushe, Ke Monito y Ke Guapito

La Arena Pavillón del Norte vibró el sábado por la noche con la función organizada por la empresa FULL que  trajo como plato principal al hijo del “Gigante Sabio”, Tinieblas Jr. que se hizo acompañar del ídolo regiomontano, Hijo del Ninja para medirse ante La familia de Tijuana: Damián 666 y Halloween.

Los tijuanenses sacaron a relucir su faceta extrema pues llegaron al cuadrilátero con sillas y una camilla para golpear a los consentidos de la afición y llevarse los aplausos de parte de la porra ruda que no dejó de apoyar en todo momento. 

Con una caída por bando, los técnicos se llevaron la victoria al momento que los rudos faulearan al referi para después iniciar una serie de retos que incluían las cabelleras.

La lucha semifinal fue un encuentro de gran clase donde Fantasma, Alan Stone y Espartaco se enfrentaron a la esquina ruda conformada por Satánico, Decnis y Tempestad donde los técnicos se llevaron la batalla al conseguir la rendición del bando rudo.

Sin duda la lucha que acaparó lo reflectores fue un triangular entre las pequeñas estrellas, Alushe, Ke Monito y Ke Guapito. Desde la salida de los luchadores, los alrededores de la arena se llenaron para obtener una foto de los minis.

A pesar de no durar mucho, el encuentro fue emotivo con la victoria del Guapito debido a un foul de Alushe.

Para calentar motores se efectuaron un par de batallas con elementos locales.