Pero no se puede decir... Que cada quien lo festejó a su "manera". Todo coincidió: fue quincena, un largo fin de semana, que la mayoría lo aprovechó, y otros se quedaron en casa para descansar, y no gastar a tontas y a "locas" lo que no se tiene, ya que la situación económica, -según los que saben-, viene negra y sombría, por eso es mejor ahorrar que gastar, para que después no se ande con lloriqueos, "lamentaciones" y arrepentimientos.