Ante riesgos cotidianos
de insolvencia y avería
transitamos ciudadanos
entre politiquería.