Tradición. Por un mes la Expo Oaxaca se estuvo exhibiendo en la Plaza de las Ciudades Hermanas.
Esta expo llegó a la capital coahuilense desde el pasado 30 de agosto y hoy 30 de septiembre será su último día

La exposición gastronómica, artesanal y cultural “Oaxaca y la Guelaguetza en Saltillo” continuó ayer en la Plaza de las Ciudades Hermanas, en lo que fue el último fin de semana en la ciudad.

Esta expo llegó a la capital coahuilense desde el pasado 30 de agosto y hoy 30 de septiembre será su último día.

Hoy el festival continuará; a las 10:00 horas, los organizadores ofrecerán un menú oaxaqueño combinado con norteño, pues se servirá cabrito norteño, como una manera de agradecimiento por la hospitalidad de los saltillenses.

La Plaza de las Ciudades Hermanas fue durante un mes la sede de esta expo, que fue como un “pedacito” de Oaxaca en Saltillo.

Durante todo un mes, en este sitio fue posible encontrar, en el ramo de la gastronomía, desde las tradicionales nieves oaxaqueñas, en sabores como encanto zapoteco, beso de ángel, maracuyá, piña, entre muchas otras, hasta los chapulines, pasando por las famosas tlayudas, por vinos, por quesos, y por la infaltable cecina, además de dulces tradiconales.

En la cuestión artesanal, el visitante pudo encontrar diversas artesanías del barro negro, joyería de plata, juguetes de madera, vestidos de tejidos tradicionales, entre muchos otros objetos.

Mientras que en el ramo cultural, había herbolaria, literatura diversa, así como exposición de expresiones artísticas, lo que tuvo su clímax con la presentación de la Guelaguetza.

Y es que la expo incluyó los pasados 21 y 22 de septiembre dicha fiesta tradicional oaxaqueña, que es un espectáculo ícono de esa entidad, donde hubo poesía, danza y canto, lo que reflejó la riqueza cultural de esa zona itsmeña, con la participación de más de 50 bailarines y una banda de música con más de 30 ejecutantes.

Ayer se tuvo la presentación de Cruz Infante Torres, descendiente del inmortal Pedro Infante, quien deleitó a los conocedores de los boleros de la época de oro del romanticismo musical mexicano.

Delicia. Los saltillenses pudieron disfrutar de comida y bailes tradicionales típicos de Oaxaca.