Foto: Especial
La AMIA aclaró que “el primer llenado” de los automóviles nuevos se hace con gasolina importada que tiene mayores estándares de calidad a la que se vende en México, pero que los distribuidores ya les reportaron problemas de abasto

Ciudad de México. Por la falta de combustible “se está deteniendo la entrega de coches nuevos en las ciudades de Michoacán”, aseguró Guillermo Rosales, dirigente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos (AMDA).

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), aclaró que “el primer llenado” de los automóviles nuevos se hace con gasolina importada que tiene mayores estándares de calidad a la que se vende en México, pero que los distribuidores ya les reportaron problemas de abasto.

Ambos reconocieron el esfuerzo del gobierno federal por combatir el robo de combustible en los oleoductos, pero Solís criticó "el efecto nocivo que está teniendo para la industria". La más obvia, dijo, es en el traslado de empleados a las plantas automotrices pero de manera más grave destacó que también se afecta el suministro de componentes y autopartes "que corren en riesgo de no llegar".

La automotriz, dijo, es una industria que trabaja "justo a tiempo y en secuencia", en tanto que no trabaja con inventarios, lo que significa que sus operaciones pueden resultar afectada con cualquier bloqueo o interrupción del suministros. "Estamos lejos de querer llegar ahí y esperamos que se restablezca el abasto de gasolina. Solicitamos urgente atención para no tener una crisis mayor", puntualizó.

Por otro lado, Guillermo Rosales informó que las ventas de vehículos en México cayeron 7.1 por ciento en 2018 respecto al año previo y sólo en diciembre se desplomaron 10.7 por ciento.

Diciembre fue un "mes pésimo" para el mercado automotriz y para 2019 se prevén resultados negativos mes con mes, no vemos punto de inflexión para que suban las ventas sino hasta 2020 debido a la situación económica, las altas tasas de interés, la incertidumbre económica generada por el nuevo gobierno y la gente que ha sido despedida, indicó.

En tanto que la producción total de vehículos cayó 0.6 por ciento en el año pero las exportaciones subieron 6 por ciento, dijo Eduardo Solís.