En México, la psoriasis representa el 2 por ciento de la consulta dermatológica. Foto: Internet
La enfermedad es más común que se manifieste entre los 50 a 69 años de edad.

La psoriasis es una enfermedad crónica, no transmisible, dolorosa, que desfigura e incapacita, para la cual no hay cura y con gran impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes. 

La enfermedad es más común que se manifieste entre los 50 a 69 años de edad.   

La discriminación contra los pacientes con psoriasis afecta su capacidad para acceder a una adecuada atención médica. 
La doctora María De los Ángeles Vargas, Coordinadora del Servicio de Psiquiatría de Enlace del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y el médico en Jefe de la consulta externa del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, señalan que es importante que el paciente reciba un diagnóstico oportuno y tenga acceso a un tratamiento adecuado que aminore o disminuya los síntomas.

Por su parte, la doctora Lorena Estrada, médico adscrito al Servicio de Dermatología del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos, comentó que “la psoriasis es una enfermedad autoinmune que involucra a la piel y a las uñas, y está asociada con varias comorbilidades. El paciente padece picazón y dolor en sus lesiones, y algunos de ellos desarrollarán artritis psoriásica, teniendo como consecuencia deformación en las articulaciones y discapacidad para el paciente”.

En México, la psoriasis representa el 2 por ciento de la consulta dermatológica, con una incidencia aproximada de 2.5 millones de personas afectadas, de las cuales 25-30 por ciento tiene cuadro clínico de moderado a severo. 

La prevalencia de este padecimiento, reportada en diversos países, varía entre 0.09 por ciento y 11.4 por ciento, haciendo de la psoriasis un problema de salud a nivel mundial, muy serio, tanto que la OMS recientemente publicó un reporte mundial sobre la enfermedad, en el cual destaca que muchas personas en el mundo sufren innecesariamente de psoriasis.