Archivo
El padre de los menores afirma que fue un milagro su recuperación

A 18 días de que Tadeo y Camila sufrieron un fuerte accidente automovilístico que les arrebató a su madre y bisabuela y les dejó al borde de la muerte, fueron dados de alta del Hospital del Niño, donde especialistas con sus atenciones los restablecieron. Ahora la familia deberá de pagar cerca de 400 mil pesos por el servicio.

Fue la mañana del 14 de octubre cuando viajaban en un vehículo que circulaba por la calzada Francisco I. Madero, el auto conducido por la pareja sentimental de su madre avanzó para incorporarse a la salida a Torreón, pero en el trayecto fue embestido por un tráiler.

En el momento murió Karen Isabel Rentería López, dejando en orfandad a los pequeños, quienes resultaron gravemente heridos y fueron trasladados al Hospital del Niño.

Ahí se diagnosticó a los niños de 6 y 7 años de edad como graves, permanecieron días sedados a raíz de la inflamación del cerebro. Camila era la más grave, pues además sufrió fracturas en gran parte de su rostro.

Durante el fin de semana anterior Tadeo despertó y aunque con poco de amnesia temporal fue mejorando poco a poco, mientras tanto la pequeña fue intervenida el pasado lunes para la reconstrucción de su rostro y a los días igual que su hermano, reaccionó favorablemente.

Ayer mismo, luego de haber estado en terapia intensiva y controlados por sedantes, se anunció por los médicos el alta de ambos, pues podrán recuperarse en casa con apoyo de medicamentos para el dolor.

Aunque fueron lesiones severas las que resintieron, su mejora fue considerable, Alfredo Gallegos, su padre, aseguró ser un milagro pues él mismo vio cómo llegaron sus hijos al nosocomio después del encontronazo.

“Mija sí cambió mucho su cara, nada que ver de como era, pero casi no se le ven cicatrices, solo la naricita le quedó movida, pero eso es lo de menos, van a estar en recuperación en casa de una cuñada, estarán viniendo cada tercer día al hospital, pero esto va para largo”, dijo.

“No se les notan mucho los golpes, no están al 100 por ciento porque no recuerdan muchas cosas, pero los doctores dicen que se recuperarán mejor en casa”, agrega.

Ayer mismo cuando se anunció la autorización para ser dados de alta del hospital, una psiquiatra de la misma institución los preparó para darles a conocer a los pequeños la noticia de la muerte de su madre.

“Están chiquitos, a lo mejor lo dudan o no lo creen, a la niña si le afectó poquito pero ya está tranquila, el niño no sabe todavía, nos acercaron los doctores con una psiquiatra, ellos nos dijeron que les habláramos de Dios, a decirles que su mamá los está cuidando desde el cielo, les entregamos la foto de su mamá con cada uno de ellos, que ella se las había dejado, y unos chocolates”.

 

PRECUPACIÓN MONETARIA

Aunque por el momento hay alegría por la mejora de salud en los pequeños, continúa una preocupación para la familia del padre, pues el subdirector del nosocomio le informó que la cuenta pendiente de la atención médica oscila entre los 400 mil pesos.

“El subdirector me dijo que eran cerca de 400 mil pesos, poquito menos o poquito más, pero que todavía la cuenta exacta no me la da hasta el lunes”, dice.

Finalmente, Alfredo Gallegos agradeció a la ciudadanía saltillense por la solidaridad que han demostrado desde que sus hijos ingresaron al hospital.

“Gracias a toda la gente que nos apoyó con sus oraciones, con todo lo que nos ayudaron yo creo que no hay palabras para agradecerles a todos los que fueron buenos con nosotros, ojalá y supiéramos los nombres de las personas para darles las gracias de forma personal pero a lo mejor en su momento cuando los niños estén bien daremos las gracias públicamente”, agrega.

“Es como un milagro esto, no hubo día que no vinieran personas a dejar dinero, comida o cosas para los niños y nos dijeran que estaban en sus oraciones, eso se agradece mucho”, finaliza.

¿Lo recuerda?

El accidente ocurrió el 14 de octubre; fallecio la madre de Tadeo y Camila, además de su bisabuela.