Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe de gobierno de la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro
Un estudio arrojó que el transporte es responsable de un tercio de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.
Nosotros concebimos un futuro en el cual caminar, andar en bicicleta y compartir el transporte será la manera en que la mayoría de los ciudadanos se moverán en nuestras ciudades"...
Comunicado

Los alcaldes de 12 ciudades del mundo, entre las que se encuentran Barcelona, México y Quito, se comprometieron a comprar autobuses que no emiten gases de efecto invernadero a partir de 2025.

Además, los mandatarios acordaron que la mayor parte de las ciudades que gobiernan tenga una nula emisión de esos gases desde 2030.

Un estudio arrojó que el transporte es responsable de un tercio de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero, dijeron los alcaldes en París en un encuentro de la red C40 de las principales ciudades que trabajan para combatir el cambio climático.

Un informe reciente mostró, además, que la contaminación en el aire causa 4.5 millones de muertes prematuras al año en el mundo.

"Nosotros concebimos un futuro en el cual caminar, andar en bicicleta y compartir el transporte será la manera en que la mayoría de los ciudadanos se moverán en nuestras ciudades", dijeron en un comunicado.

"Este cambio hacia una movilidad con cero emisión provocará menos tránsito y contaminación, mientras convertimos nuestras calles en rutas más tranquilas y al aire que respiramos en más limpio", agregaron.

Los alcaldes también prometieron una "política de planificación amistosa con la gente" y reportes públicos sobre el acuerdo cada dos años.

Además de Barcelona, México y Quito, la declaración fue firmada por los alcaldes de Auckland, Ciudad el Cabo, Copenhague, Londres, Los Ángeles, Milán, París, Vancouver y Seattle.