Versión. Ricardo estuvo detenido un día y don Raúl dijo que su proceso continúa. / AP
El afectado de 76 años dice que desde diciembre notó que le faltana mercancía

CDMX.- Don Raúl Ramírez, de 76 años, notó que le faltaba mercancía en su tienda “La Hormiguita”. Las cuentas no le cuadraban y se preocupó porque se dice nuevo en el negocio.

Una persona le aconsejó vigilar al repartidor del Bimbo, pues podía ser el responsable de los robos. Entonces, su hija Rosaura de 14 años, usó una bolsa de frituras para esconder una cámara.

“La idea de grabarlo fue de mi hija a quien le dije  que me estaban robando, nos dimos cuenta de que se llevaba la mercancía”, cuenta don Raúl con voz pausada.

Fue un jueves de julio que la menor vació un empaque de frituras y ahí  metió el teléfono. También hizo parecer que el empaque estaba lleno y lo camufló en uno de los estantes, antes apretó el botón de iniciar video.

Luego de la visita del repartidor Ricardo “N” , Rosaura y su papá sacaron el celular, donde vieron los nueve minutos de video que demostraban que don Raúl tenía razón y que el trabajador le había estado robando.

“Yo lo noté desde noviembre o diciembre del año pasado; él estuvo trabajando en esta zona año y medio, hacía cuatro entregas al mes y robaba alrededor de 80 o 90 pesos cada visita”, explicó el afectado.

Ya con el video fue al Ministerio Público de Iztapalapa a levantar una denuncia.

“El repartidor vino la siguiente semana y volvió a robar, pero lo agarré. Le llamé a la patrulla, lo detuvieron y lo presentaron a la delegación con todo lo que se llevaba”.

Don Raúl dice que lo denunció por acoso hacia la menor: “Le dijo a mi hija que estaba muy bonita, que si daban una vuelta, pero cuando levanté el acta me dijeron que eso no procedía porque no era acoso, debido a que no la había tocado o le había dicho otro tipo de palabras”.