Archivo
El Noreste de México, integrado por Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, es importante en el aspecto económico por su industria instalada y aportación al Producto Interno Bruto (PIB), pero la bonanza económica ha acarreado también violencia a través de la delincuencia organizada

En casi dos décadas la violencia que azotó a la región Noreste, y en particular a Coahuila, comienza a ceder al registrarse una baja en los homicidios, aunque éstos aún no llegan a números parecidos a los del año 2000.

El máximo “pico” de asesinatos en la entidad se vivió en el 2012, cuando fueron cometidos mil 160 homicidios, la gran mayoría en el municipio de Torreón, de acuerdo con datos del INEGI.

El Noreste de México, integrado por Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, es importante en el aspecto económico por su industria instalada y aportación al Producto Interno Bruto (PIB), pero la bonanza económica ha acarreado también violencia a través de la delincuencia organizada.

El INEGI presentó los datos concretos de homicidios hasta el año 2018 y en éstos se puede observar un desplazamiento de la violencia por diferentes entidades del País, al igual que los cárteles de la droga, algunos desaparecidos y otros nuevos.

 

En el caso de la región Noreste, en el período que comprende los años 2000 al 2018, entre 2009 y 2012 se experimentó la máxima violencia, y en Coahuila el número más alto de homicidios se dio en el 2012, en el cambio de gobierno tanto federal como estatal.

En los 18 años analizados, Coahuila tuvo 6 mil 146 homicidios registrados por el INEGI y esta cifra representa apenas el 1.75 por ciento de todos los homicidios cometidos en el País, que fueron 349 mil 670.

La diferencia de Coahuila con los otros estados de la región Noreste radica en la incidencia de homicidios, mientras que en esta entidad en 18 años se cometieron 6 mil 146 asesinatos, en el caso de Nuevo León fueron 10 mil 887 y en Tamaulipas 12 mil 63 homicidios.

En el año 2000, por ejemplo, en Coahuila en 12 meses se cometieron un total de 122 homicidios, en tanto en el 2018, ya con el restablecimiento de la paz y la tranquilidad a través de acciones coordinadas de los tres órdenes de gobierno, el número de homicidios fue de 244.