Notimex
Roma, Italia.- Luciano Pavarotti, fallecido el pasado 6 de septiembre, se mantuvo lúcido hasta el final y amaba a su esposa Nicoletta Mantovani, acusada tras su deceso de haberlo obligado a firmar un testamento que la favorecía, aseguraron amistades del tenor.
Afirmaron al diario La Republica que pese a la enfermedad, el tenor, quien falleció a los 71 años de edad luego de una batalla contra el cáncer de páncreas, estaba lúcido.

Las declaraciones se dan dos días después de que la procuraduría de la ciudad de Pesaro confirmara que analizaba la posibilidad de abrir una indagación oficial para determinar si Pavarotti firmó su testamento carente de sus facultades físicas y mentales.

'Yo puedo decir que en las dos ocasiones en las que lo ví en el periodo entre su salida del hospital y su deceso, el maestro estaba lúcido', declaró el alcalde de Módena (ciudad natal de tenor), Giorgio Pighi.

Por su parte, Cesare Clío, quien fue amigo de Pavarotti durante 35 años y lo vio en su lecho de muerte, aseguró que el tenor se enojaba si alguien trataba mal a Mantovani, su segunda esposa y madre de Alice, su cuarta hija.

Asimismo, desmintió las versiones de Lidia La Marca, esposa de un músico amigo de Pavarotti, quien en una reciente entrevista aseguró que el cantante acusaba a Mantovani de estar interesada sólo en el dinero, de aislarlo de sus antiguas amistades y que lo amenazaba con no permitirle ver a su hija.

'Odio a estos que dicen ser amigos de Luciano, pero después lanzan fango sobre él', dijo.

Afirmó que el marido de La Marca, Leone Magiera, se habría quedado como pianista de parroquias si no hubiese conocido a Pavarotti.

Consideró que Pavarotti nunca habría dicho a La Marca las palabras que la mujer le atribuyó y que fueron confirmadas también por Franca Corfini, esposa del dietólogo del artista. Ambas mujeres son amigas de Adua Veroni, la primera esposa del artista.

En tanto, el médico Renzo Canestrari aseguró que fue testigo, el pasado 23 de junio, de la firma de un testamento por parte de Pavarotti y, dijo: 'si los jueces me convocan puedo decir que el maestro estaba en pleno uso de sus facultades mentales'.

En el último testamento, firmado el pasado 29 de julio, Pavarotti designó a Mantovani como su principal beneficiaria y titular de un fondo bajo el cual fueron puestos sus bienes en Estados Unidos.

A sus hijas, tres de su primer matrimonio con Veroni y la cuarta fruto de su unión con Mantovani, les heredó el 50 por ciento de sus bienes a dividir en partes iguales, mientras dividió un millón de euros (un millón 420 mil dólares) entre su secretaria y su asistente.

En tanto, la revista Chi publicó en su última edición que Mantovani padece de esclerosis múltiple y por eso viaja frecuentemente a Nueva York, donde está en tratamiento en un centro especializado.