El Universal
México, D.F.- Los países de América Latina y el Caribe, incluido México, se quedaron a la "zaga" de los países de Asia Oriental, que en los últimos 45 años logró triplicar el número de jóvenes que completaron 12 años de escolaridad (incluido el bachillerato), mientras que la región latinoamericana sólo se avanzó en tres puntos porcentuales, refiere el estudio "Mejorar el Aprendizaje de los Estudiantes en América Latina: El Desafío del Siglo 21".
Al dar a conocer ese informe, el Banco Mundial advirtió que garantizar el acceso a la educación "es un primer paso necesario, aunque no suficiente" para estos países en Latinoamérica.

"La calidad de la educación puede tener un impacto mayor en el desarrollo económico que la cantidad de años de estudio acumulados por alumno", argumenta el documento.

Por lo tanto, advierte que el mayor desafío que enfrenta la región es mejorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes, puesto que tiene un impacto mayor en el desarrollo económico.

En América Latina apenas se pasó de 7 al 11 por ciento de la población que completó 12 años de educación.

A través de un comunicado la vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Pamela Cox, planteó que en "América Latina los niveles de desigualdad a nivel educativo no son tan altos como la inequidad social o la diferencia de ingresos".

En el estudio realizado por el Departamento de Desarrollo Humano del Banco Mundial, región de América Latina y el Caribe, refiere que entre las razones por las cuales el nivel de aprendizaje de los estudiantes "es el desafío clave" para la educación en la región están el que en la zona se ubican los países con "los más bajos puntajes" en las evaluaciones internacionales.

En la región se presentan elevados porcentajes de estudiantes con niveles de competencia por debajo del mínimo; y la disparidad de logros entre un estudiante y otro son un indicador de la gran desigualdad en los resultados del aprendizaje que se produce entre estudiantes provenientes de diferentes sectores sociales.

Destaca que en este conjunto de naciones se "desvanece el mito de que los estudiantes más privilegiados de la región obtienen una educación de excelencia", debido a que los niños destacados tienen resultados inferiores a los de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

El informe destaca las acciones que han emprendido los países para fortalecer la formación de maestros, y en el caso de México señala que el Programa de Carrera Magisterial se convirtió en un programa de incentivos que no tiene impacto en la calidad de la educación.

De igual manera plantea que la reforma curricular que se realizó en el año 1992 a la educación básica es la más antigua de la región, y las más recientes las de Colombia y Costa Rica (2002).