La tarde del 28 de abril de 2012 Regina Martínez fue hallada muerta en su domicilio, en Xalapa, Veracruz. Foto: El Universal
El Universal
La reportera especializada en temas relacionados con seguridad pública, narcotráfico y sus posibles nexos con funcionarios de gobierno fue golpeada y asfixiada en Xalapa el 28 de abril de 2012, los homicidas siguen en libertad.
La tarde del 28 de abril de 2012 Regina Martínez fue hallada muerta en su domicilio, en Xalapa, Veracruz. Los primeros informes oficiales indicaron que, al punto de las seis de la tarde, en los teléfonos de emergencias recibieron una llamada anónima que les indicó del asesinato. Al interior de la casa en la colonia Felipe Carrillo Puerto, donde vivía la periodista, yacía el cuerpo sin vida.

Dos días después, entre familiares y compañeros periodistas, Regina Martínez fue sepultada. La Procuraduría General de Justicia del estado de Veracruz confirmó que la habían asfixiado hasta la muerte. Entre los arreglos florales para la comunicadora, destacaba una corona con la leyenda 'Para ti Regina, verdad y justicia'.

El cadáver de la reportera fue encontrado en el baño, con marcas de haber sido golpeada y estrangulada. Martínez Pérez era corresponsal en Veracruz del semanario Proceso; se había especializado en temas relacionados con seguridad pública, narcotráfico y sus posibles nexos con funcionarios de gobierno. A dos años del homicidio, y a pesar de la presión que ejerció tanto Proceso como el gremio periodístico, el crimen permanece impune.

Casi un año después del asesinato de Martínez, el 9 de abril de 2013, un juzgado tercero de primera instancia de Xalapa sentenciaba a 38 años de prisión a Jorge Antonio Hernández Silva, 'El Silva', por los delitos de homicidio calificado y robo agravado, además de imputarle una sanción económica de 17 mil pesos más un pago de 81 mil 472.20 pesos como reparación de daños.

El Silva fue detenido después de que Sergio Hernández Martínez, 'El Mafer', confesara que le había comprado a Jorge Antonio y a José Adrián Hernández Domínguez, 'El Jarocho', una serie deartículos robados, entre ellos, un reloj de pulso marca Citizen que fue reconocido por familiares de Martínez Pérez como propiedad de la asesinada.

El juicio contra El Silva fue determinante. El Juzgado consideró que todas las pruebas aportadas durante la investigación ministerial (019/2012/PC) ratificaban la culpabilidad de Jorge Antonio Hernández Silva, sin que su abogado pudiera impugnar su inocencia. El acusado, incluso, reconoció su participación en el crimen. Su declaración fue grabada en video y por escrito.

Sorpresivamente, meses después, en agosto de 2013, la condena para El Silva fue anulada. El tribunal superior de justicia de Veracruz argumentó fallas en el proceso penal del asesino, por lo querevocó la condena. Ángel Alfonso Martínez, hermano de la periodista, interpuso un amparo ante la liberación de El Silva, pero el caso se mantiene sin resolver.