Notimex
El pleno de la Cámara de Diputados aprobó la nueva Ley General de Turismo que intenta fortalecer al sector, darle nuevas atribuciones a la secretaría del ramo, impulsar nuevas áreas de esa actividad y detonar más empleos.
México.- Durante la sesión en San Lázaro, se aprobó con 339 votos a favor, dos en contra y ocho abstenciones la nueva ley y la reforma a la fracción séptima del Artículo 42 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Con ello se dota de derechos y obligaciones a los prestadores de servicios y a los turistas, además se promueve la sustentabilidad y competitividad que requiere el sector.

En tribuna, el diputado priista Eduardo Espinosa expuso que el sector turístico se ha posicionado como la tercera fuente generadora de divisas, se originan más de dos millones 233 mil empleos y sus ingresos equivalen a la aportación de ocho por ciento del Producto Interno Bruto.

El dictamen agrega que la Ley General de Turismo tiene como objetivo cumplir un mandato constitucional, estableciendo las bases de coordinación y distribuyendo las obligaciones, pero también las facultades de los tres órdenes de gobierno en esa materia.

El propósito es tener una ley incluyente y plural que dote de derechos y obligaciones tanto a prestadores de servicios como a turistas; una ley que promueva la sustentabilidad y competitividad que requiere el sector.

En el documento se suscribe que las comisiones dictaminadoras consideran prioritario expedir dicha ley, ya que es necesario establecer tanto las facultades como las obligaciones de cada orden de gobierno.

Lo anterior con la finalidad de lograr que esta actividad sea un detonante de desarrollo económico y social, anteponiendo el respeto y uso racional de los recursos naturales, históricos y culturales.

Se asevera que es un gran avance para el país, ya que hasta ahora gran parte de las decisiones de la actividad turística estaban concentradas en la Federación y hacía falta coordinación con los otros órdenes de gobierno, lo que en la práctica convertía en poco funcional la toma de decisiones en los centros turísticos.

Así al distribuir las facultades entre los tres órdenes de gobierno hará más eficiente tanto la prestación de servicios como los procedimientos administrativos en la materia.

Añade que la descentralización de funciones es parte del pacto federal, por lo que la actividad turística debe ser comprendida bajo esa dinámica.

De esta manera las entidades federativas sabrán cuáles son sus facultades y obligaciones en materia de turismo, para que procedan a emitir la legislación que corresponde en cada jurisdicción, de acuerdo con sus características y necesidades.

El dictamen aclara que es fundamental darles facultades y obligaciones a los gobiernos municipales para que participen como detonantes de esta actividad; además de que reciban sus beneficios directamente, ya que en la actualidad son los menos favorecidos.

En tribuna el presidente de la Comisión de Turismo, Octavio Martínez Vargas, expuso que se plantea más coordinación entre todas las dependencias para impulsar los proyectos turísticos y que contribuirán a fortalecer esa actividad en el país.

Agregó que con la nueva ley se creará un Atlas Turístico Nacional como un instrumento público al alcance de nacionales y extranjeros que permita más impulso a todas las regiones del país