Notimex
Saltillo.- Las seis momias localizadas en el poblado de San Antonio de las Alazanas, municipio de Arteaga, están a la espera de que concluyan las adecuaciones del inmueble que operará como un museo y donde serán expuestas, tras un minucioso proceso de restauración.
El titular de la Secretaría de Turismo en la entidad, José Luis Moreno Aguirre, dijo que dentro de un mes se darán a conocer los últimos pormenores de lo que será el Proyecto Museográfico de Arteaga.

Por ello, actualmente las Momias de San Antonio de las Alazanas se encuentran resguardadas en Arteaga.

Mencionó que este proyecto ha tenido el respaldo económico del gobierno del estado, Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Secretaría de Turismo, y por los pobladores del ejido San Antonio de las Alazanas, que donaron el espacio físico para el museo.

Detalló que dicho proyecto se inició con una inversión de 239 mil pesos, en tanto que la restauración de las momias fue efectuada por parte del Taller de Restauración (Tares) y la restauradora Norma Alicia García Huerta.

Las seis momias encontradas en el Panteón del Ejido de San Antonio de las Alazanas, tuvieron que pasar por un proceso de fumigación, ya que estaban contaminadas por cinco bacterias tipo 'aspergillus' y 'rhizopus', las cuales fueron eliminadas oportunamente.

Una vez que fueron descontaminadas, las momias fueron sometidas a un proceso de conservación preventiva, ya que con la fumigación se previno la existencia de proliferación de insectos o microorganismos, detalló el funcionario.

El proceso de mantenimiento de los seis cuerpos momificados consistió en eliminar los desechos que se encontraron en su interior, debido a que los sepulcros fueron saqueados y los ataúdes se rompieron, por lo que entraron roedores, insectos, y enjambres de abejas, que dejaron restos de miel y cera.

Moreno Aguirre declaró que la primera fase de la restauración y conservación preventiva de las momias, fue llevar a cabo su limpieza, la cual fue mecánica por medio de una aspiradora para eliminar tierra, las deyecciones de insectos, roedores y los restos de las colmenas.

Explicó que el trabajo fue muy detallado, de manera mecánica con espátulas y bisturís, para ir eliminando la miel y la cera, que estaban frescas, para no lastimar las telas y la piel momificada.

Concluyó que las momias de San Antonio de las Alazanas están listas para su exposición, y sólo falta que se hagan las adecuaciones del espacio físico donde estarán ubicadas.

Ante ello, su cuidado está a cargo del presidente de la Junta de Protección y Conservación del Patrimonio Cultural de Arteaga, Mario Alberto Monjaráz de León.