Washington.- El presidente estadounidense, Barack Obama, levantó hoy con un decreto presidencial las limitaciones a la financiación de la investigación con células madre embrionarias en Estados Unidos, dejando sin validez la política al respecto de su predecesor George W. Bush.
Obama hizo referencia a un "giro" en la política de investigación científica, que era esperado por científicos y médicos, así como por pacientes y sus parientes.

"Apoyaremos en todo lo posible a los científicos que lleven a cabo ese tipo de investigación" con células madre, señaló el mandatario estadounidense, que agregó que el liderazgo a nivel en ese en ese ámbito es uno de los objetivos del país.

Anteriormente, Bush había rechazado su apoyo a ese tipo de investigación por motivos de "ética" y por consideraciones con el sector de la derecha religiosa.

Obama criticó esa postura como "una elección errónea entre la ciencia razonable y los valores morales". En este caso, indicó el presidente, "creo que esos dos aspectos no son irreconciliables". Como cristiano creyente, dijo también Obama, él está obligado a ayudar a las personas que sufren.

Las voces que apoyan la investigación con células madre señalan que la misma puede ayudar a conseguir grandes avances en la lucha contra enfermedades como el Parkinson y la diabetes.

La comunidad científica saludó en su mayoría la decisión de Obama, mientras el sector de la derecha religiosa anunció duras críticas. El presidente del conservador Consejo de Investigación Familiar, Tony Perkins, habló de un "decreto mortal del presidente" y de un "golpe en el rostro de todos los estadounidenses que creen en la dignidad de la vida humana".