Washington.- Brad Pitt admitió que ha hecho las paces con la fe religiosa y que durante sus años de secundaria tuvo "una crisis en este sentido".


En declaraciones que publicará la revista estadounidense "Parade", un dominical que se distribuye a través de 380 periódicos en todo Estados Unidos y adelantadas, Pitt señala que durante ese período escolar "iba a ceremonias de fervor cristiano" y se sentía "conmocionado por el Espíritu Santo y luego asistía a conciertos de rock y sentía lo mismo".

Pitt, quien recibió clases de periodismo en la Universidad de Misuri, explica que cuando comenzó a cuestionar la religión "no fue una pérdida de fe" para él, sino "un descubrimiento" de sí mismo.

"Tenía fe en que yo era capaz de poder con cualquier situación", dijo. A su vez, subraya que durante esa época de dudas recibió apoyo de una amiga que era la hija de un predicador metodista.

"No estaba enamorada de mí, de verdad, aunque estuvimos juntos alrededor de un semestre. Ella me ayudó más que nadie en situarme hacia la dirección correcta. Era realista hasta la médula. Me dijo que me dejara de sandeces sobre cualquier idea romántica con la que había crecido en mi vida", indica.

El actor, que creció en el seno de una familia baptista, además explica que hoy en día piensa que la "religión funciona" y señala que "hay consuelo en ella".

Para el popular actor, hoy por hoy la fe es un "código personal de valores". "He definido mis creencias y he vivido de acuerdo a ellas y no las he traicionado. Una de ellas es creer en mi familia (y) sigo creyendo en ello", manifiesta.

El actor, quien tiene cuatro hijos con la actriz Angelina Jolie, también revela que cree en su trabajo caritativo y que nunca ha pensado en ser político.

"Nunca lo he pensado, no tengo deseos de serlo en estos momentos. Sirvo mejor sin pasar por ese aro", agrega, aunque cree que amigos y compañeros de profesión como George Clooney sí debieran dedicarse a ello.

"Se tendría que dedicar a ello, ya que lo haría muy bien. También Ben Affleck", concluye.

Pitt se encuentra actualmente inmerso en la promoción de la película "The Assassination of Jesse James".

No le temen a los paparazzi

Comentó que sus pequeños Maddox, Pax Thien, Zahara y Siloh-Nouvel, no temen a los paparazzi ya que los consideran como algo normal.

Los niños, que forman parte de la familia multirracial formada por Brad y la actriz Angelina Jolie, son constantemente expuestos a los periodistas, pero, según el actor, él ha hecho todo lo posible para que no se sientan perturbados.

"Siempre que ellos salen encuentran personas con cámaras que querrán fotografiarles el rostro, que les bloquearán el camino, y que los siguen por donde quiera que van. Parece raro, más para ellos es algo normal", comentó Brad.