Brasil eliminó a Chile y ahora tendrá que enfrentar a Holanda en los cuatros de final. Foto: EFE
El Universal
Tanto brasileños como holandeses han dejado de lado el juego espectacular para darle prioridad al orden y a los resultados positivos; el viernes se verán las caras en cuartos de final
Johannesburgo, Sudáfrica.- Qué lejanos parecen los días del jogo bonito y la naranja mecánica.

Hasta no hace mucho, un duelo entre Brasil y Holanda era garantía de fuegos artificiales, un choque de dos escuelas que le daban prioridad al espectáculo por sobre cualquier otra cosa.

Ambos equipos se medirán en los cuartos de final de la Copa Mundial tras despachar el lunes a Chile y Eslovaquia, respectivamente. Pero esta vez será un partido de obreros. De equipos bastante mezquinos, con un futbol mecanizado que no levanta a nadie de sus asientos.

Dunga impuso a Brasil un juego disciplinado, ordenado, de marca, reflejo del estilo que lo caracterizó como jugador. Holanda dejó de lado la escuela del 'futbol total' de los años 70 y hoy prefiere ganar jugando mal a perder jugando bien.

"¿Quien dijo que ganar sin jugar bien no vale?", preguntó su técnico Bert van Marwijk, quien le pide a sus jugadores que tengan la pelota y achiquen espacios al rival, no que intenten buscar el arco contrario cada vez que puedan.

"Antes todos decían que Holanda jugaba bien pero no ganaba nada. Ahora estamos ganando", se justificó Arjen Robben, quien pone el único chispazo de buen futbol en el equipo naranja.

Las dos últimas veces que se midieron, Brasil salió airosa y terminó llegando a la final.

En los cuartos de final del Mundial de 1994, los sudamericanos ganaron 3-2 con un gol de tiro libre de Branco a nueve minutos de la finalización del partido. Era la selección de Romario y Bebeto, autores de los otros dos goles, con un caudillo en el mediocampo llamado Dunga.

Ese año Brasil salió campeón.

Cuatro años después, se toparon en las semifinales y el partido terminó 1-1, pero los brasileños vencieron en la definición por penales luego de que Phillip Cocu y Ronald de Boer fallaron los suyos.

Cocu y de Boer integran hoy el cuerpo técnico de Holanda. En esa ocasión, Brasil cayó inapelablemente 3-0 ante Francia en la final.

Brasil le ganó 3-0 a Chile en los octavos de final, pero sin hacer nada por cambiar su imagen de equipo gris, que impone su fuerza, no su futbol. Se encaminó a la victoria cuando junto a sus tres torres --Lucio, Juan y Luis Fabiano -- en un mismo sector del área a la espera de un tiro de esquina y Juan no tuvo problemas para anotar de cabeza. La defensa chilena rebotó contra semejante muralla y Juan saltó libre de marcas.

Los otros dos goles, obra de Luis Fabiano y Robinho, llegaron de contragolpe.

Holanda avanzó a los cuartos de final con una victoria 2-1 ante Eslovaquia. Robben abrió la cuenta con un típico gol de su sello, avanzando en diagonal desde la derecha y sacando un zurdazo que se metió pegado al primer palo.

Wesley Sneijder anotó el segundo y Robert Vittek descontó de penal segundos antes del final.

Uruguay-Ghana y Argentina-Alemania serán otros duelos de cuartos de final. El restante encuentrode esa etapa enfrentará a los ganadores de los partidos del martes Paraguay-Japón y Portugal-España.