Redacción
Madrid, España.- Las victorias del Sevilla en el Sánchez Pizjuán y el empate del Barcelona en Lyon, aseguraron la presencia de ambos en los octavos de final de la Liga de Campeones, igual que el Roma y el Inter, que acompañarán a los ingleses del Manchester United y el Arsenal, con los deberes cumplidos con antelación.
El técnico holandés Frank Rijkaard, que dejó entre los suplentes al brasileño Ronaldinho, vio gran parte del partido fuera del banquillo, pues fue expulsado antes del descanso por reclamar.

"Sabía que iba a haber consecuencias. Pero cuando nadie ve que se juega duro para hacer daño, alguien lo tiene que decir", señaló el técnico blaugrana y agregó que en el segundo tiempo el árbitro ya pitó "un poco más normal".

El punto cosechado en Francia (2-2) basta para garantizarle al Barcelona la primera plaza de su grupo. Por lo que afrontará las eliminatorias como local en el partido de vuelta.

"El objetivo era quedar primeros y lo hemos cumplido", afirmó Rijkaard. "Creo que hemos jugado bastante bien, mejor que ellos, pero hay que aceptar el resultado tal como es".

En el golpe de mano dado en Francia, a pesar de que encajó los primeros goles en la competición, mucho tuvo que ver el joven Bojan Krkic, que intervino en los dos tantos de su equipo. Dio el pase del que marcó Andrés Iniesta y provocó el penalti que transformó el argentino Leo Messi.

"De hecho, no me considero titular, pero estoy muy agradecido de las oportunidades que estoy disfrutando", afirmó el canterano, de 17 años, quien reconoció que la baja de Thierry Henry le daba más posibilidades de entrar en el once inicial, pero aseguró que no se lo esperaba. "Estoy viviendo un sueño".

Sobre los otros

El Sevilla, por su parte, revitalizó su autoestima con un sonoro triunfo frente al Arsenal (3-1), que visitó el Sánchez Pizjuán con la clasificación en el bolsillo. La victoria del conjunto de Manolo Jiménez deja cerrado el Grupo H. Sólo pendiente de quién acudirá al sorteo como primero.

El Grupo F también dejó la situación resuelta. El Manchester United, que ya estaba clasificado, logró su quinto triunfo (2-1) en cinco partidos, frente al Sporting Lisboa, que se adelantó con el tanto de Abel. El argentino Carlos Tévez y Cristiano Ronaldo propiciaron el éxito.

El Roma acompañará al equipo de Alex Ferguson después de su goleada en Kiev (1-4). Cristián Panucci abrió la senda del triunfo romano que completaron el francés Ludovic Giuly y el serbio Mirko Vucinic anotó los otros dos.

El Inter de Milán también aseguró su pase a octavos con una contundente victoria ante el Fenerbahce, que se jugará su supervivencia en su estadio con la visita del CSKA Moscú, que salió goleado en San Siro y se queda sin opciones. Zlatan Ibrahimovic, el argentino Julio Cruz y el chileno Luis Jiménez firmaron el 3-0 transalpino. (Con información de EFE)