Círculo de Oro: Pascale Ausseur, voluntaria de la Casa del Migrante

Ella es Pascale Ausseur parte de los #PromotoresDeLosDerechosHumanos y una de las #SaltillensesConGranCorazon

Círculo
/ diciembre 20, 2020 - 06:48

“On ne choisit pas là où l'on nait” (no escogimos donde nacimos). Es una frase que escuchan seguido los estudiantes de Pascale Ausseur.

A sus 25 años llegó a México para escribir su propia historia de amor. Criada por una madre devota a ayudar a otros, Pascale trajo consigo una cultura de servicio que durante siete años ha canalizado para la Casa Migrante.

¿Por qué lo hace? “Es una obligación moral por mi comunidad”, piensa la extranjera que ha hecho que Saltillo sea suyo. 

Cada año y más en este año de pandemia, hornea más de 200 tartas de manzana para recaudar fondos y llevarle una taza de café a quienes se han visto obligados a huir de casa en un viaje que les ha robado toda esperanza.

“Dulces para el alma” y “juegos para olvidar las penas por una tarde”, eso lleva Pascale junto a los jóvenes estudiantes que la acompañan, a quienes “les revienta su burbuja de privilegio”, pero el impacto va mucho más allá. 

Ella misma es un alma dulce que formó una coraza para no dejarse invadir por la tristeza y la frustración, ha convertido la empatía en su fortaleza y les recuerda a los migrantes que no solo hay que estar sobreviviendo, también hay que vivir.