Saltillo: crisis económica obliga a amas de casa a comprar a ‘granel’

Coahuila
/ 27 septiembre 2021

Altos precios llevan a que las familias no compren kilos completos

Mujeres saltillenses evitan los ‘kilos’ y prefieren adquirir la canasta básica en mercados populares

La venta de alimentos “a granel” se ha convertido en la mejor opción para las jefas de familia que recorren los mercados en busca de una despensa, pues los altos precios no permiten comprar un kilo entero, sino bolsas de porciones menores “contadas” para una familia de cuatro integrantes.

El precio del kilo de papa, tomate, chile y cebolla entre otros vegetales se encuentra, en algunos casos, arriba de los 30 pesos, que anteriormente las familias saltillenses podían encontrar entre 12 y 22 pesos, incluso en supermercados donde los productos vienen ya empaquetados.

Mientras que las charolas de carnes frías o empaques de embutidos ahora son emplayados o envueltos en charolas con menor contenido para su venta, pues los altos precios no permiten a las jefas de familia comprar un kilo, sino porciones de acuerdo con su presupuesto.

Bolsas con vegetales contados para un caldo, piezas de pollo embolsadas, carne con porciones que se compran con 20 o 30 pesos “calculando con los ojos”, pues un kilo entero los dejaría sin un peso en el bolsillo, e incluso hay bolsas con vegetales que venden para comerse al día, a menor precio, antes de que se echen a perder.

DESDE inicio de LA PANDEMIA

De acuerdo a la mayoría de los comerciantes, esta nueva forma de consumo o hábitos de compra en las familias saltillenses nació e incrementó con el paso de la pandemia, pues si bien ya existían los “costalitos” de verduras, se hacen canastas para ofrecer una variedad de alimentos sin que se compre el kilo completo.

Los comerciantes coincidieron con la gerencia de supermercados o abarrotes de la Zona Centro, donde también han optado por negociar con algunas marcas locales unir dos artículos con un precio accesible y abrir los paquetes de carnes, yogur, quesos o embutidos para comercializarlos por piezas.

“Ya no te compran el paquete entero, mejor lo abrimos y lo vendemos en charolas, así ya se llevan menos en menor precio”, comentó una empleada del departamento de salchichonería en un supermercado.

Madres de familia aseguraron que esta nueva forma de comprar alimentos es benéfica para las familias pues los precios “están por las nubes”, incluso siendo parte de los alimentos básicos de una despensa.

Anteriormente, el director del Instituto de Estudios Empresariales Coahuila Sureste (IEECS), Antonio Serrano Camarena, consideró que los productos de la canasta básica han sufrido incrementos anuales de hasta un 40 por ciento en Coahuila, quien agregó que en los próximos dos años los aumentos estarán entre un 80 y un 100 por ciento.