"La tripulación principal ha obtenido la máxima calificación", agregó Rogova, citada por la agencia oficial RIA-Nóvosti.
Moscú, Rusia.- Cómo arreglar un retrete estropeado, problema cada vez más recurrente en la Estación Espacial Internacional (EEI), es una de las pruebas que tuvo que superar hoy la tripulación principal de la próxima misión a la plataforma orbital en el primer día de exámenes.

"Las papeletas de examen incluían tareas como la de solucionar un problema de despresurización, tratar al astronauta (de la NASA) Timothy Creamer de un cólico renal, así como arreglar el retrete y el sistema de ventilación", reveló Irina Rogova, portavoz del Centro de Adiestramiento de Cosmonautas, en las afueras de Moscú.

El grupo principal, integrado por el cosmonauta ruso Oleg Kotov, el estadounidense Creamer y el japonés Soichi Noguchi, realizó su examen en el simulador terrestre del segmento ruso de la EEI.

"La tripulación principal ha obtenido la máxima calificación", agregó Rogova, citada por la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Por su parte, el director del Centro de Adiestramiento de Cosmonautas, Serguéi Krikaliov, afirmó que al contrario de lo que se acostumbra a pensar, las tripulaciones no superan necesariamente las pruebas con la máxima calificación.

"Si supiéramos a ciencia cierta que todas las tripulaciones logran la máxima puntuación, no haría falta hacerles pasar un examen", agregó Krikaliov, citado por la agencia Interfax.

Mientras, el grupo suplente, formado por el ruso Antón Shkaplerov, el estadounidense Douglas Wheelock y el nipón Satoshi Furukawa, llevó a cabo su prueba en el simulador de la nave pilotada Soyuz TMA.

"Todos los cosmonautas siguen el mismo programa de entrenamiento en el que se contemplan varias situaciones de emergencia", señaló Krikaliov.

A la pregunta de si los cosmonautas se ponen muy nerviosos durante los exámenes, Krikaliov, quien también pasó varias veces por el mismo proceso, señaló: "Siempre hay estrés, de la misma manera que el propio vuelo constituye una situación estresante".

Ambas tripulaciones intercambiarán mañana sus lugares de examen y el próximo jueves la comisión dará su veredicto y anunciará la composición final de la próxima misión de la EEI.

La nueva expedición coincidirá en la plataforma orbital con el cosmonauta ruso Maxim Suráyev y el estadounidense Jeffrey Williams, en la estación espacial desde principios de octubre.

El resto de los tripulantes de la actual misión, el ruso Román Romanenko, el canadiense Robert Thirsk y el belga Frank de Winne, emprenderán su regreso a la Tierra el próximo día 1.

El lanzamiento de la Soyuz TMA-17 está previsto para el 21 de diciembre desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán.

Nada más llegar a la plataforma orbital, la nueva misión recibirá las felicitaciones del Papá Noel ruso desde el Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.

"La tradicional visita que cada año realiza el Ded Moroz (Abuelo del Frío) al CCVE tendrá lugar el 27 de diciembre. Ese día felicitará las fiestas a los cosmonautas en una videoconferencia, así como a todos los empleados del sector espacial de Rusia", señaló un portavoz.