La versión de los habitantes de una provincia peruana, sobre la reciente caída de un meteorito en la zona, fue confirmada por grupo de científicos
Lima, Perú.- Un grupo de científicos confirmó el miércoles que fue un pequeño meteorito probablemente de origen rocoso el objeto que se estrelló en una apartada zona del sureste peruano, en tanto se busca determinar si hubo o no emanaciones que afectaran a los pobladores.

El meteorito cayó cerca de Carancas, en el departamento de Puno, 950 kilómetros al sureste de Perú, donde el jefe de Salud de Puno, Jorge López, dijo que al menos 200 personas, de una población de alrededor 1.500 habitantes, habían sufrido dolores de cabeza, mareos y problemas respiratorios.

El objeto se estrelló contra un suelo fangoso del lugar, muy cercano al lato Titicaca, frontera con Bolivia, y dejó un cráter de 20 metros de diámetro, con cinco metros de profundidad, cubierto con agua turbia.

El asesor científico del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico, José Macharé, dijo a AP que "luego de las primeras observaciones hechas en el lugar se ha ratificado que se trata de un meteorito rocoso... definitivamente es un meteorito", al comentar acerca del trabajo en la zona de la geóloga de esa institución Luisa Macedo.

Medios locales habían especulado que se trataba de un meteorito al reproducir los testimonios de pobladores que aseguraron haber visto al objeto surcar el cielo, con una estela gris y un sonido como el de un avión, y que lo vieron estrellarse levantando vapor.

"No tenemos duda de que se trata de un meteorito por los fragmentos que ha analizado Macedo", reiteró Macharé en entrevista telefónica.

Agregó que los fragmentos que han sido recogidos serán analizados posteriormente en Lima para certificar definitivamente los componentes del meteorito, y explicó que se espera estudiar el agua que se encuentra en el cráter para descartar o confirmar efectos en la salud de los pobladores.

Indicó que, "al parecer, el bólido cayó y provocó que el agua hirviera por diez minutos y se mezclara con el suelo (que podría tener azufre o arsénico, en bajas proporciones), emanando una nube gris, cuyos componentes aún desconocemos", lo que podría causar algún trastorno en la salud de los habitantes del apartado lugar, quienes se han mostrado asustados por las posibles consecuencias de una contaminación.

El diario local El Comercio, citó el miércoles al físico nuclear Modesto Montoya, miembro de la Academia Nacional de Ciencias, quien descartó que la gente pueda haber recibido radiactividad, otro de los temores de funcionarios de salud.

"Los meteoritos tienen un tipo de radiactividad muy bajo, que de ninguna manera van a afectar a la población cercana", indicó.