LA JORNADA
Con la reforma electoral que aprobó el Senado de la República la noche del miércoles, para los comicios de 2009 los partidos políticos recibirán 800 millones de pesos para sus gastos de campaña en ese año, en lugar de los 2 mil 670 millones de pesos que se hubiesen gastado en los comicios intermedios sin la reforma, aseveró el senador del PAN, Ricardo García Cervantes.
México, D.F. .- Al dar respuesta pública a un funcionario de la CIRT y de Televisa, que el martes pasado aseveró en el Senado que "con la reforma los partidos tendrán más dinero público que habrán de gastar en menos días de campaña, y que el gasto electoral será mayor por día", el senador García Cervantes le dijo:

"La mentira se pretende convertir en verdad con una hoja, en la que con un cuadro elaborado por alguien al que la aritmética no se le da. Me refiero a lo que me entregó el martes un funcionario de la CIRT y de Televisa, y al que ofrecí dar respuesta.

"Y desde aquí, la tribuna, le respondo. Sí la reforma no se aprueba en 2009, los partidos recibirán por financiamiento de campaña, a precios de hoy, 2 mil 670 millones de pesos, que divididos entre 71 días de campaña para diputados -en ese año se renueva la Cámara de Diputados --, el gasto por día sería de 37.6 millones de pesos entre todos los partidos".

Pero, subrayó el senador García Cervantes, uno de los principales negociadores del PAN en la reforma, con la reforma que ya se aprobó en el Senado "en lugar de los 2 mil 670 millones de pesos, solamente recibirán los partidos para los comicios de 2009, un total de 800 millones d pesos, es decir, 70 por ciento menos. Y dividido entre los 60 días de campaña, el gasto diario será de 13.3 millones de pesos entre todos los partidos".

De los 38 millones de pesos diarios que se destinarían a las campañas en 2009 sin la reforma electoral, dicho gasto se reducirá a 13.3 millones de pesos diarios, subrayó el senador, y cuestionó: "¿Quién dice mentira?, ¿Quién dice la verdad?".

Pidió a la mesa directiva del Senado que le haga llegar al funcionario de la CIRT y de Televisa, ese documento en el que está la respuesta "que ofrecí darle".

El senador dijo que "el tema puesto de moda por las televisoras para fundar su crítica a este reforma, es la Contraloría Interna del IFE. La semana pasada era la apasionada defensa de la inamovilidad de los consejeros electorales, de la que hoy nadie de nuestros invitados se acordó si quiera".

La reforma aprobada, dijo el senador, reconoce el derecho a la réplica dentro del artículo sexto de la constitución, se prohíbe la filiación, pertenencia y creación de partidos de manera corporativa o por asociaciones gremiales; se establece una nueva fórmula de financiamiento para actividades ordinarias de los partidos políticos, se reduce el financiamiento para las campañas electorales, se regula el financiamiento para las actividades específicas.

Otras de las modificaciones, detalló García Cervantes, son: se establecen límites para la aportación de los simpatizantes y partidos; se garantiza el acceso a la radio y televisión a los partidos sólo en los tiempos de los que dispone el Estado, ya que se establece la prohibición de los partidos y candidatos y para cualquier persona de contratar propaganda en los medios electrónicos.

El PAN, aseguró el senador García Cervantes, "no hacemos frente al deslinde alguno, ni siquiera de un punto o una coma, somos corresponsables de toda la propuesta, incluyendo aquello que hubiésemos preferido de otra forma o en otro tiempo, que cada quien asuma su responsabilidad".

Manifestó que por vez primera en la ya larga historia de las reformas electorales en México, el diálogo y la negociación se realizaron sin que el ejecutivo federal fuese el punto referente y conductor del proceso. "Esta vez la mesa fue redonda, sin cabecera".