Funcionarios, Mexico
Policías, médicos, ministerios públicos y servidores que realizaban algún tipo de función en ventanilla de atención al público salieron de la administración mexiquense
La Secretaria de la Contraloría del gobierno del Estado de México, inhabilitó a 47 servidores públicos y destituyó a 28 más, tras ser investigados y sometidos a procedimientos administrativos, que permitieron comprobar su responsabilidad en prácticas corruptas, malos manejos, inadecuado desempeño de la función pública y negligencia, entre otras irregularidades.

Entre los funcionarios que no podrán ocupar ningún cargo o comisión durante los próximos años se encuentran policías, médicos, ministerios públicos de la procuraduría mexiquense y servidores que realizaban algún tipo de función  en ventanilla de atención al público, informó el titular de la dependencia, Marco Antonio Abaid Kado.

En entrevista, el funcionario informó que estas inhabilitaciones, que de acuerdo a la ley pueden ser hasta por 15 años o más, son resultado de 17 mil diversas acciones e investigaciones realizadas por la dependencia para mejorar la función pública en el gobierno mexiquense.

De dichas acciones se derivaron mil 492 sanciones para un total de mil 398 servidores públicos.

Las sanciones consistieron en 400 inhabilitaciones; 517 amonestaciones por faltas menores; 28 destituciones por faltas graves pero que no implicaron inhabilitación; así como un total de 370 suspensiones.

Abaid Kado refirió que además de estos casos, durante el presente año la secretaria de la contraloría emitió un total de 176 "observaciones resarcitorias", para dependencias de gobierno que deberán devolver al erario público algún fondo no ejercido sin justificación alguna.

El secretario de la contraloría indicó que las principales faltas graves por las cuales se determinó inhabilitar a los 400 funcionarios para impedir que por varios años vuelvan a ocupar algún cargo público son haber resultado positivos en el examen antidoping, es el caso de agentes de la ASE y de la procuraduría mexiquense; deficiencias en la atención médica en personal de los servicios de salud; no cumplir ordenes de sus superiores; falta de diligencia en el cargo y obtener "beneficios adicionales", es decir, chantajes.

El secretario aseguró que de acuerdo a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, la inhabilitación solo procede en casos muy graves en los cuales las faltas pueden ir desde una desviación de recursos, hasta el incumplimiento total de la función pública a la que se fue asignado o por actos de corrupción.

Detalló que en todos los casos los servidores públicos sancionados fueron sometidos a un procedimiento administrativo, dentro del cual se respetó su "garantía de audiencia" y tuvieron la oportunidad por ley, de su defensa.

Entre otras acciones que este año realizó la Secretaría de la Contraloría, fue la ejecución de mil 1228 auditorias financieras, administrativas y de obra.

El funcionario destacó sobre todo este año la emisión de un total de tres mil 270 "observaciones de mejora" a dependencias y áreas administrativas de todo el sector central del gobierno y de ventanillas de atención al público, para que diversos trámites y gestiones se simplifiquen y garanticen una mejora en el servicio que se ofrece a la población dentro de distintos rubros.

"Les decimos a la dependencias o a los servidores vemos que estas haciendo las cosas de esta manera y vemos que no es lo más adecuado, lo más óptimo, lo más eficientemente posible para cumplimiento del servicio y les decimos como mejorar", indicó.