Universal
Aún no saben qué pasa en el accionar y la desconcentración, sobre todo cuando van abajo en el marcador; furioso, Ferretti dejó la reunión
Tres derrotas al hilo ameritan atención especial, directiva, cuerpo técnico, jugadores, todos reunidos para ver qué sucede en Pumas, equipo que en apenas tres semanas cuenta descalabros ante Chivas, que ya les llamó gatitos; Atlante, que les repitió la dosis de la final del Apertura 2007 y América, rival ante el que se arrastró el orgullo el domingo en el Azteca.

Por eso no fue extraño que el candente sol del mediodía sacara humo a la directiva felina, que requirió una junta con el plantel para sacudirles antes de que sea demasiado tarde.

El regaño fue contundente, al menos lo suficiente para dejar mudos a la mayoría de los integrantes de unos Pumas que, al menos en este principio de torneo, no han mostrado ferocidad.

Jehú Chiapas, de los primeros en salir ni siquiera quiso acercarse a las grabadoras, "no puedo porque me regañan allá", dijo.

Si acaso Ismael Iñiguez y Rubens Sambueza aceptaron que había que estar más atentos en la cancha.

En especial Rubens, quien dijo: "Debemos mejorar, porque de nada servirá esto si no mejoramos".

La tensión es a tope, lo corroboró Iñiguez, "el ambiente que se vive en el equipo es tenso porque las cosas no salen, intentamos, pero no sé, vamos a seguir analizando, seguir corrigiendo porque nos estamos equivocando y ahora vamos a trabajar en eso".

La situación , explicó el delantero, empieza a desesperarles, sobre todo porque de lo que practican en la semana, el día del partido las cosas nada más no se dan.

"Nos da confianza, pero en la cancha las cosas no se nos dan, hay que tratar de saber en qué estamos fallando y qué es lo que hemos cambiado tanto."

Sobre todo cuando se van abajo en el marcador.

"Nos hacen gol y no sabemos cómo reaccionar, cómo sacar el partido adelante, son cosas que debemos analizar y ponernos a trabajar sobre eso."

Algo que ya les pasó, tanto en la fecha uno contra Chivas, como en la dos ante Atlante y el domingo ante América. "Pumas trató, estuvo bien parado y tuvo llegada, pero con el primer gol se desconcentró y el rival aprovechó las circunstancias".

Por lo que aceptó que en este momento hay preocupación en el equipo, "somos conscientes de que son tres fechas sin sumar un punto y hay preocupación entre nosotros mismos, hay que tratar de salir adelante y trabajar, no hay otra manera de salir de eso, estamos convencidos".

Ricardo Ferretti abandonó la reunión molesto. Lo delató su molestia inicial hacia los fotógrafos de los distintos diarios que intentaron llevarse alguna imagen del timonel felino.