Patriotas permitieron sólo un touchdown y 226 yardas; mientras que Bodden interceptó tres de los cuatro pases que el méxico-estadounidense regaló
Leigh Bodden interceptó tres de los cuatro pases que el méxico-estadounidense Mark Sánchez regaló a los rivales, y los Patriots de Nueva Inglaterra permitieron sólo un touchdown y 226 yardas a los Jets de Nueva York, para vencerlos el domingo por 31.

La misma defensiva a la que el entrenador Bill Belichick no quiso enviar al campo hace una semana dio esta vez el triunfo a los Patriots.

Nueva Inglaterra tomó así una ventaja de dos partidos en la División Este de la Conferencia Americana, y propinó a los Jets su sexto revés en siete duelos.

Ahora, los críticos del entrenador de los Patriots pueden tomarse una semana de descanso.

Durante los últimos días, cuestionaron a Belichick por buscar convertir en cuarta y dos, sobre su yarda 28, en vez de despejar ante los Colts de Indianápolis y de confiar en que su defensiva detuviera a Peyton Manning, el domingo pasado.

La jugada falló, y Manning y los Colts avanzaron 29 yardas para culminar con un pase de Manning a la zona prometida. Con el punto extra, Indianápolis conservó el invicto, al imponerse por 35.