Mayté Parro / Vanguardia
Monclova, Coahuila.- La procuradora de la Familia en Coahuila, María Teresa Araiza Llaguno, fue acusada de amenazar a Patricia Martínez, con demandarla bajo el delito de tráfico de infantes y encarcelarla si no se retracta y frena la denuncia hecha pública contra esta instancia por arrebatarle al pequeño Jorgito, para entregárselo en adopción a la actriz y cantante monclovense Susana Zabaleta.
Nerviosa por la supuesta amenaza recibida, Patricia Martínez declaró en exclusiva a Vanguardia que la tarde de ayer, cerca de las 17:30 horas, alguien que se identificó como la procuradora de la Familia, María Teresa Araiza, le marcó a su celular desde el número telefónico 84 44 85 06 03, para exigirle "acabar con el escándalo", ya que de lo contrario la demandaría por tráfico de infantes.

La persona que habló "estaba muy alterada, muy enojada. Me dijo que si no le paraba a todo esto, vendría a Monclova para echarme a la cárcel, ya que en el expediente que ella tenía del proceso de adopción de Jorgito había datos de que yo entregué dinero a la madre biológica del niño, en compra-venta del bebé, lo cual no es cierto".

Dijo Patricia que si incurrió en el tráfico de infante, como la supuesta funcionaria asegura, entonces por qué la misma Procuraduría del Menor y la Familia le ofreció darle en adopción a otro niño. Eso significaría que ellos también delinquieron por omitir o callar el delito, aseguró.

Expresó que Araiza Llaguno le dijo que ya existía en el Ministerio Público una averiguación en su contra y que no le convenía hablar, ya que había pagado a la madre por el niño, lo que la misma madre biológica le declaró al irla a buscar a Monterrey.

"Ese dinero ella sabe bien que la madre biológica se lo pidió a mi tío, pero porque tenían una relación sentimental. Efectivamente, le di 5 mil pesos pero para que le diera de comer a sus otras dos niñas de 9 y 3 años de edad, Jennifer Priscila y Guadalupe, es que a ellas también antes las cuidé porque las dejaba solas, pero nunca fue por el niño", explicó.

Indicó que la Procuradora de la Familia le pidió que no hiciera caso del Movimiento Alternativo Social (MAS), que le está ayudando en este caso, ya que por ser una agrupación nueva deseaba hacerse publicidad con ella.

Luis Arturo García Hernández, vocero de MAS, denunció también haber recibido amenazas de María Teresa Araiza Llaguno por haber revelado a la opinión pública que el hijo adoptivo de Susana Zavaleta, a quien ella llama "Matías", es "Jorgito".

Araiza Llaguno "me acusó de tráfico de infantes, pero a mí nadie me va a venir a amenazar. Ante esto se nos sumarán a esta lucha en su contra personas del Movimiento Alternativo Social de Acuña, Castaños, Saltillo y Torreón", dijo.

Ante esta situación, el grupo MAS rompió ayer la relación y el trato cordial con el Gobierno del Estado, ya que Humberto Moreira había prometido ayudarles y el secretario de Gobierno, Homero Ramos Gloria, los había citado para el 11 de diciembre en el Hotel Chulavista, a fin de atender el caso.

"Nos mandó callar con la Procuradora y eso no se hace. Desde ahorita te digo que rompemos toda buena relación con el Gobierno del Estado y que nos moveremos a otros niveles. El trato con ellos ya lo rompimos", advirtió.