Notimex
Caracas, Venezuela.- La pérdida de competitividad ocasionó que en los últimos ocho años las importaciones de Venezuela aumentaran casi cuatro veces, aseguró hoy el dirigente del gremio industrial, Eduardo Gómez Sigala.
"Hemos perdido mucha capacidad competitiva, al grado que en este país se están importando ya 42 mil millones de dólares cuando al inicio de este gobierno (en 1999) eran de entre 12 y 13 mil millones de dólares", precisó en entrevista con Notimex.

Gómez Sigala, presidente del Consejo Nacional de Industrias (Conindustria), añadió que las cifras indican que ese sector económico carece de la posibilidad de abastecer la oferta de bienes "a un mercado que en ocho años creció en tres o cuatro veces".

El dirigente gremial rechazó que, en ese marco, el presidente venezolano Hugo Chávez proponga en la reforma constitucional que estudia el Congreso reducir la jornada laboral de 40 a 36 horas semanales.

"No podemos pensar que un país va a prosperar en la medida que haya un señor o un grupo de personas que pretendan definir el destino del país, excluyendo a los demás sectores", advirtió.

Gómez Sigala aseguró que "cuando hablamos de reforma laboral esto no puede ser por otro mecanismo que el tripartita, donde gobierno, empresarios y trabajadores se sienten a discutir las condiciones que beneficien a los trabajadores".

Añadió que esos beneficios laborales "no pueden conllevar a que el país pierda competitividad y las empresas su capacidad de seguir operando eficientemente".

"Por eso encontramos que, a pesar de que hay crecimiento en las empresas que operan en el país, no han podido abastecer la demanda de los venezolanos, dependemos de importaciones y producimos más empleos en otros países que en Venezuela", denunció.

Gómez Sigala dijo que en la medida que la gente conozca las debilidades y los riesgos que para Venezuela implica reducir la jornada laboral también se reducirá el apoyo de los trabajadores a la propuesta del presidente Chávez.

"Hemos visto en las últimas encuestas que la aceptación inicial que tenía el proyecto se ha estancado en las últimas semanas", puntualizó el presidente de Conindustria.

Dijo creer que, en la medida en que haya una mayor información y un mayor conocimiento, la gente entrará en conciencia respecto de los efectos que causaría la medida y más trabajadores cuestionarán este tema.

Chávez anunció en agosto pasado que su reforma constitucional proponía reducir de 40 a 36 horas la jornada laboral para que los trabajadores tuvieran más horas de descanso.

En las discusiones respectivas, sin embargo, se conoció que la jornada sería de 36 horas en seis días (de lunes a sábado, cuando en la actualidad se labora hasta el viernes), y que incluiría horas adicionales para recibir instrucción "socialista".