El Universal
El sitio del Senado registra un promedio de 30 intentos diarios de "hackeos" y "crackeos", en el primer caso con el propósito de alterar páginas y en el segundo para destruirlas
El "hackeo" que sufrió el portal en Internet del Senado de la República será denunciado en la Procuraduría General de la República (PGR), informó el senador Santiago Creel, presidente de la mesa directiva.

Ha dado instrucciones para que esto se haga a la brevedad posible y sean las autoridades competentes las que investiguen, deslinden responsabilidades y sancionen a los responsables de violar la seguridad del sistema informático.

Desde la noche del jueves pasado, hasta las primeras horas del viernes, el portal del Senado fue "hackeado" con una imagen de la Chilindrina y diversos mensajes, entre ellos, uno en contra de la privatización de Petróleos Mexicanos.

"Nadie debe ponerse nervioso, son las consecuencias de la globalización, les recuerdo que estamos globalizados y que con la amplia carretera del Internet se pueden hacer travesuras y diabluras desde muchas partes del mundo", dijo Carlos Navarrete, coordinador de la bancada del PRD en el Senado.

Además, comentó que situaciones similares han sufrido el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, medios de comunicación y hasta el Pentágono en los Estados Unidos.

Por ello, consideró que esto no debe de sorprender a nadie en un mundo globalizado y en donde hay mucha gente inteligente con la capacidad para realizar ese tipo de intromisiones en al red.

En el caso del Senado, de acuerdo con la información recabada por este diario, el portal del Senado en Internet registra un promedio de 30 intentos diarios de "hackeos" y "crackeos", en el primer caso con el propósito de alterar páginas y en el segundo para destruirlas.

La primera vez que un "hacker tuvo éxito fue en el 2003, con la imagen de una mujer desnuda. Sin embargo, el intruso fue detectado de inmediato y eliminado del sistema informático del Senado en cuestión de minutos.

El pasado fin de semana, el "hackeo" fue nocturno, fuera del horario de trabajo de los legisladores.

Aun cuando el caso será denunciado en la PGR, también se realiza una investigación interna en el Senado, por parte del personal especializado en informática.

Además, se ha resuelto reforzar los candados para impedir que se altere el portal en Internet del Senado.