La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH) indica que la entrada promedio trimestral en poblaciones de más de 2.500 habitantes ronda los 41.341 pesos (3.108 dólares) mientras que en los que tienen menos habitantes cae a 18.276 pesos (1.395 dólares).
México, D.F..- La desigualdad entre una minoría de mexicanos con los mayores ingresos y la población con los más bajos aumentó en 2008, un año en que los ingresos generales bajaron un 1,6%, revela una encuesta del Instituto Mexicano de Estadística y Geografía (INEGI) a la que Efe tuvo acceso hoy.

El año pasado el 60% de los mexicanos con menos dinero concentró el 26,7% del ingreso, por debajo del 27,6% que tenían en 2006, mientras que el 20% con más recursos pasó de un 35,7% hace tres años al 36,3% del anterior.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos en los Hogares (ENIGH) indica que la entrada promedio trimestral en poblaciones de más de 2.500 habitantes ronda los 41.341 pesos (3.108 dólares) mientras que en los que tienen menos habitantes cae a 18.276 pesos (1.395 dólares).

Dividiendo en diez grupos a la gente por su nivel de ingresos el estudio indica que los que menos dinero obtienen, 6.116 pesos por trimestre (466 dólares), vieron caer sus ingresos un 8%, lo que representa el mayor descenso.

El coeficiente Gini, que mide el grado de concentración del ingreso en los países mediante mediciones estadísticas siendo 0 la equidad total y 1 la desigualdad absoluta, se situó en 0,482 unidades frente a las 0,479 de 2006.

En promedio, los hogares mexicanos disponen cada trimestre de 36.694 pesos (unos 2.775 dólares), pero sólo los más pudientes salieron indemnes de un mal año.

La distribución del gasto se concentró en alimentos, bebidas y tabaco (33,6%), seguido por transporte (18,4%), educación y esparcimiento (13,5%), y vivienda y combustibles (10%).

El estudio estima que en México existen 26,7 millones de hogares con un promedio de cuatro miembros cada uno: 1,1 son menores de 14 años, 2,6 tienen entre 14 y 64 años, y el 0,3 restante, más de 65 años.

El pasado año el Producto Interior Bruto (PIB) mexicano creció un 1,3%, pero en 2009 la previsión oficial del banco central es que haya una caída del 4,8%.

El sector privado es más pesimista ya que sitúa la contracción económica estimada en torno al 6,3%.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) hizo públicas esta semana nuevas estimaciones que ubicarían la caída de la economía mexicana en torno al 7%.

También, otro estudio difundido el jueves, obra del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), señaló que sin cambios de fondo en materia laboral, fiscal, educativa, energética y en el uso de los recursos naturales, en 2050 México será un país envejecido y condenado al subdesarrollo.

"De no actuar hoy nuestro bono demográfico podría convertirse mañana en nuestra peor pesadilla", indicaron fuentes de esa institución privada.

El Indice de Competitividad Internacional 2009 del IMCO situó a México en el puesto 32 de los 48 países que analiza, dos puestos por debajo del nivel que alcanzó en el informe de 2008.