Darío Celis/Excélsior
Aprobó hace una semana la asignación de dicho contrato de mantenimiento de ductos a un consorcio conformado por las firmas Diavaz, Grey Star y la mencionada Mexicana de Servicios Sub-acuáticos (Mexssub), que ascendió a mil 304 millones de dólares.
México, D.F..- Jesús Reyes Heroles González-Garza aprobó como director de Pemex lo que no pudo concretar hace cuatro años, en su calidad de presidente del consejo de administración del Grupo de Economistas Asociados (GEA), cuando hizo labor de cabildeo en favor de la compañía estadunidense Mexssub para que se le adjudicara el esquema de "mantenimiento integral de corredores de ductos de Petróleos Mexicanos".

Esta propuesta no prosperó durante la gestión de Luis Ramírez Corzo al frente de la paraestatal, situación que cambió con la llegada de Reyes Heroles a la dirección de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Ya en este cargo, reactivó su propuesta de 2005 y aprobó hace una semana la asignación de dicho contrato de mantenimiento de ductos a un consorcio conformado por las firmas Diavaz, Grey Star y la mencionada Mexicana de Servicios Sub-acuáticos (Mexssub), que ascendió a mil 304 millones de dólares.

En una carta dirigida al entonces director general de Pemex, Luis Ramírez Corzo, con fecha de recepción del 30 de septiembre de 2005, el ex secretario de Energía le solicita una audiencia de 20 a 30 minutos.

"A esta reunión podría acudir su servidor solo o acompañado de dos a tres de los principales ejecutivos de Mexssub-Enbridge. Debo subrayar que dicha reunión resulta indispensable para poder precisar aspectos importantes del proyecto, así como para confirmar con usted el calendario correspondiente", indicó Reyes Heroles en la misiva.

El proyecto consistía en asignar a empresas privadas la revisión del estado, rehabilitación en su caso, mantenimiento y supervisión de la red nacional de ductos.

El socio fundador de GEA venía asesorando y representando a la compañía Mexssub en negocios con la petrolera, para lo cual había sostenido reuniones previas con Carlos Morales, director de Pemex Exploración y Producción (PEP).

En julio de 2005, Enbridge, una de las principales operadoras de ductos en Canadá, logró una asociación con la estadunidense Mexssub, domiciliada en Texas, pero propiedad de la familia mexicana Silva.

De julio a septiembre de ese año, ambas se reunieron con funcionarios de PEP para establecer un planteamiento integral en materia de mantenimiento de ductos.

Sin embargo, el proyecto nunca fue ejecutado por la administración de Ramírez Corzo ni en el gobierno del entonces presidente Vicente Fox, pues jurídicamente podía ser vetado, ya que no había consenso entre los integrantes del Congreso.

Pero cuando Reyes Heroles renunció a GEA en diciembre de 2006 para incorporarse como director de Pemex, en sustitución del propio Luis Ramírez Corzo, retomó lo que el PRI y el PRD calificaron como "una privatización".

El proyecto para abrir a la inversión privada la procuración de la red nacional de ductos arrancó el 1 de noviembre de 2007, cuando Pemex adjudicó a la texana EMS Group el primero de cuatro sistemas. El segundo lo dio Reyes Heroles hace una semana, el miércoles 11 de marzo, al consorcio DMGP, integrado por Diavaz, Grey Star y Mexssub.

DMGP Servicios de Integridad se constituyó el 12 de febrero, es decir, un mes antes de que les asignaran el contrato. Diavaz posee 51% del capital y Mexssub, 47%.

El documento definitivo con PEP debe firmarse en los próximos 24 días, y arrancará con 25 millones de dólares que autorizó Banobras.

Luis Vázquez Sentíes, presidente de Diavaz, informó que hacen gestiones con Banobras para obtener otros 25 millones de dólares y que existe la promesa de Banorte e Interacciones para conseguir 50 millones más.