Universal
Culiacán, Sin.- La rivalidad entre los cárteles de las drogas que se disputan a sangre y fuego el control de Sinaloa ha dejado 270 muertes violentas en lo que va del año, 41 decesos más de los ocurridos en el mismo lapso el año pasado. Sólo en lo que va de mayo por este ajuste de cuentas se contabilizan 52 muertes.
En este lapso han caído abatidos por las balas 24 agentes de diversas corporaciones policiacas, entre los cuales están cinco elementos federales y cinco comandantes de la Dirección de Seguridad Pública de Culiacán y de la Policía Ministerial del Estado.

En este escenario, resalta la estrategia de intimidación a través de narcomensajes cifrados en mantas que, desde hace ocho días, son colocadas en puentes peatonales y de vialidad de la capital, cuyos textos son de franco reto y amenazas a miembros del cártel de Sinaloa, pero también a las autoridades federales y locales.

Con la aparición de estos mensajes en puntos públicos y la propagación de rumores, crece el temor y la zozobra entre la población que ha dejado de asistir a los lugares públicos, como restaurantes y centros comerciales, y en cambio ha incrementado su asistencia a los diferentes servicios religiosos de las iglesias.

Más muertos
En ciudades distintas fueron ejecutados cuatro hombres, uno de ellos fue Jesús Sillas Zepeda, en la comunidad de Gato de Lara, Angostura, en presencia de músicos que lo acompañaban en el festejo del Día de las Madres. Los hechos fueron reportados al filo de las 22:00 horas del sábado pasado.

Por otro lado, con más de cien impactos de rifles automáticos fue ejecutado un joven sobre la carretera México-Nogales, al realizar un alto obligatorio por topes colocados, a la altura del poblado de Rancho Viejo, municipio de Mocorito.

César Manuel Armenta Franco, de 25 años, conducía un vehículo, modelo reciente.

En tanto, en la ciudad de Guamúchil, Yani Walberto Montoya Sánchez, de 34 años, fue acribillado en una de las calles, fue auxiliado aún con vida por amigos, pero en el trayecto al hospital falleció.

La cuarta víctima, fue el adolescente de sólo 17 años, Paúl Román Valdez, quien fue atacado a tiros cuando conducía un vehículo compacto Atos placas VJN 3532, sobre una de las calles de la colonia Díaz Ordaz, de esta ciudad capital.

Y ayer por la mañana un hombre fue encontrado decapitado a la orilla de un arroyo, en la sindicatura de Imala, su cabeza estaba envuelta en una bolsa y se encontraba a cuatrocientos metros del lugar del hallazgo.

El sexto hecho se escenificó en uno de los locales, con venta de sombreros, del Mercadito, ubicado, en la calle Garmendia, entre las avenidas Juárez e Hidalgo en donde fue abatido a tiros el comerciante, Alberto Taniyama, de 38 años.