Vanguardiamedia / El Universal
Difunde grupo guerrillero comunicado; afirma que atentados contra PEMEX fueron "quirúrgicos".
Ciudad de México.- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) llamó a cerrar filas contra el terrorismo de Estado que pretende reeditar la guerra sucia, a través de un comunicado emitido por el Centro de Documentación de los Movimientos Armados, especialista en grupos guerrilleros.

El comunicado, que se puede consultar en el sitio www.cedema.org señala que los atentados contra las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) fueron acciones "quirúrgicas" de autodefensa ante las agresiones que han sufrido sus integrantes.

Por ello llamó a "progresistas y revolucionarios" a estar pendientes por si el gobierno de Felipe Calderón se empeña en impulsar una nueva ofensiva represiva contra el pueblo "organizado o no organizado".

De hecho, acusó al Presidente de "reeditar las prácticas de la guerra sucia" y lo consideró el "menos indicado" para hablar en nombre de la democracia.

El EPR aclaró que sus acciones no obedecen a estrategias propagandísticas, sino al riesgo inminente de que continúen los asesinatos de sus integrantes.

"Es una respuesta que nos hemos visto obligados a emprender ante el riesgo inminente de que asesinen impunemente a nuestros compañeros, que han estado sometidos a brutales sesiones de tortura para que proporcionen información a inteligencia militar con el único fin de aniquilarnos física y políticamente", sostiene.

El comunicado afirma que los eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz, fueron detenidos y desaparecidos por fuerzas federales y de Oaxaca el pasado 25 de mayo y a la fecha permanecen en cárceles clandestinas o en el campo militar número 1.

Estas prácticas, señala, constituyen crímenes y terrorismo de Estado. Agrega que los responsables se encuentran en las estructuras de gobierno y en los cuerpos policiaco-militares y en la oligarquía que lucra con el país.

El grupo guerrillero criticó también a quienes descalifican sus acciones y los tachan de terroristas, pero callan ante el acoso de los grupos de ultraderecha.

"Hay quienes condenan y descalifican nuestro accionar de autodefensa colgándonos el epíteto de delincuentes y terroristas, pero callan y guardan silencio ante el terrorismo de Estado y el proceder de la ultraderecha, avalando en los hechos la reedición de la guerra sucia y la institucionalización del fascismo", puntualiza.

El nuevo comunicado del EPR se da luego de que la guerrilla reivindicó los atentados del pasado 10 de septiembre en seis ductos de Pemex en los estados de Veracruz y Tlaxcala, que han ocasionado pérdidas estimadas en cientos de millones de dólares y la afectación a más de mil empresas.

El comunicado recuerda que sus acciones son legítimas y exige que presenten vivos a sus compañeros presuntamente desaparecidos: "No aceptamos por ningún motivo el argumento que la desaparición física de nuestros compañeros es producto de pugnas y ajustes internos entre revolucionarios, eso es una calumnia montada", sentencia.