LA JORNADA
México, D.F. .- Cinco llaves quizá no sean suficientes para proseguir en pos de la revelación de los secretos de los universos fantásticos de la pintora surrealista Remedios Varo -tarea por lo demás tan soberbia como imposible-, pero sí ayudan a ingresar por las puertas correctas para el mejor goce estético y de la imaginación.
Esas llaves-pistas-claves podrán encontrarse en el Museo de Arte Moderno (MAM) a partir de la noche de hoy, cuando sea inaugurada una exposición con motivo del centenario de la pintora nacida en España el 16 de diciembre de 1908 y radicada en México desde 1941, donde murió en 1963.

La muestra Remedios Varo: cinco llaves -que mañana se abre al público y concluirá el 24 de agosto- reúne casi medio centenar de obras: 28 prestadas por coleccionistas particulares y 21 seleccionadas de la colección del MAM, donadas por Walter Gruen y Anna Alexandra Gruen en memoria de Isabel Gruen Varsoviano, que son parte de las 39 objeto de un litigio con Beatriz Varo Jiménez, sobrina de la pintora.

Entre las obras figuran Mujer libélula y Creación con rayos astrales, por primera vez expuestas en México. De esta última se desconocía su paradero desde 1961, además del manuscrito Sueños y recetas.

Las cinco llaves temáticas propuestas como pistas para continuar desentrañando algunas claves ya conocidas y otras novedosas de la obra de Varo fueron confeccionadas por la curadora Tere Arcq y son: la surrealista, la arquitectónica, la literaria, la mística y la onírica.

Las cinco puertas

La llave surrealista abre la puerta para imaginar a la joven María de los Remedios Varo Uranga en Barcelona, en 1936, cuando ingresó al movimiento mundial creado por Breton desde Francia, mediante su incorporación al grupo Logicofobista, colectivo de pintores y escritores que pretendían unir arte y metafísica.

De esa etapa cabe mencionar su obra El recuerdo de la walkiria (1938), con la que además Varo se dio a conocer en México al participar en la exposición internacional de surrealismo en 1940, un año antes de su exilio en este país.

La llave arquitectónica explora la constante de diversas construcciones medievales en muchas de las obras de la pintora, quien con el poder de su imaginación creativa disolvió la solidez real, histórica, de los gruesos muros y los hizo accesibles a sus seres fantásticos y la naturaleza.

La llave literaria ayuda a abrir la puerta de la amplia cultura narrativa y poética de Varo -reflejada en su biblioteca personal-, de la que también abrevaban sus revelaciones espirituales llevadas a la tela, e incluso la llevaban a estructurar varias pinturas a la manera de un relato, con planteamiento, clímax y desenlace.

El espectador podrá buscar en los cuadros las huellas de Poe, Lovecraft, Huxley o Novalis, así como planteamientos de filosofías antiguas, budismo, cábala, ocultismo y, de manera relevante, la influencia de los místicos rusos Gurdjieff y Ouspensky.

La llave onírica aguarda una de las nuevas revelaciones, pues gracias a estudios académicos y freudianos en universidades estadunidenses se hacen más accesibles algunos de los sueños que la escritora anotó en sus cuadernos, así como los que le platicó a sus amigas Kati Horna y Eva Sulzer.

Incluso, según Arcq, con la también pintora surrealista Leonora Carrington, británica avecindada de igual modo en México, Varo recurría a los universos oníricos para inventar recetas y fórmulas capaces de provocar sueños eróticos, curar insomnios o para soñarse como el rey de Inglaterra.

La última llave, una de las que encierra mayores pistas, es la onírica, la cual revela la constante búsqueda espiritual de Varo, su deseo de plasmar la unidad e interconexión armoniosa de todas las cosas y de encontrar la "llave mágica" que le abriera las puertas de universos ocultos.

La exposición se complementa con el simposio internacional Remedios Varo: visiones y revelaciones, que se realizará este jueves y viernes. Además mañana, a las 19 horas, presentarán el libro Cinco llaves del mundo secreto de Remedios Varo, editado por Artes de México.

 

Homenaje a Remedios Varo