Notimex
México, D.F.- Para los mexicanos residentes en Estados Unidos la única alternativa viable para solucionar conflictos como la inseguridad jurídica, la confrontación social y la discriminación es un acuerdo migratorio.
De acuerdo con líderes de varias agrupaciones de mexicanos que viven en diferentes estados de la Unión Americana, la oleada antiinmigrante que se vive en entidades como Arizona y California, lejos de resolver el problema lo avivan.

En entrevista por teléfono, Gloria Saucedo, de la Hermandad Mexicana, señaló que las medidas antiinmigrantes perjudican más de lo que benefician, pues provocan disgregación familiar y conflictos económicos en las comunidades.

Refirió que según un estudio del Centro de Políticas de Inmigración de California, independientemente de su calidad migratoria, las personas provenientes de otros países aportan cuatro mil 500 millones de dólares anuales de impuestos a ese estado.