Castro respalda el proyecto sanitario de Obama, así como su mayor control fiscal y los pasos para reducir la emisión de gases contaminantes, entre otros aspectos de política interna, pero anota que nada de eso "cuestiona el sistema de dominio capitalista imperialista".
La Habana, Cuba.- El líder cubano Fidel Castro alaba hoy en un artículo algunos aspectos de la gestión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y advierte que la derecha norteamericana lo odia por ser negro e intenta desgastarlo y "sacarlo del juego".

"No albergo la menor duda de que la derecha racista hará todo lo posible por desgastarlo, obstaculizando su programa para sacarlo del juego por una u otra vía, al menor costo político posible", dice la nueva columna de la serie "Reflexiones", titulada "¡Ojalá me equivoque!".

"Es evidente un desgaste sistemático de la influencia del presidente Obama", asegura Castro, que acaba de cumplir 83 años y ha aparecido repuesto en recientes fotografías y vídeos tras tres años de convalecencia de una enfermedad que lo apartó de la Presidencia y la vida pública.

Castro respalda el proyecto sanitario de Obama, así como su mayor control fiscal y los pasos para reducir la emisión de gases contaminantes, entre otros aspectos de política interna, pero anota que nada de eso "cuestiona el sistema de dominio capitalista imperialista".

El primer secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba añade que "Obama nació, se educó, hizo política y tuvo éxito dentro del sistema capitalista imperial de Estados Unidos. No deseaba ni podía cambiar el sistema".

"Lo curioso es que, a pesar de eso, la extrema derecha lo odia por ser afroamericano y combate lo que el presidente hace para mejorar la imagen deteriorada de ese país", agrega el artículo divulgado este martes por los medios de comunicación cubanos, estatales sin excepción.

Según Castro, la crisis económica, la guerra de Irak y otros errores del anterior presidente norteamericano, George W. Bush, hicieron posible que Obama fuera elegido "en una sociedad tradicionalmente racista"

Agrega que muchos "se entusiasmaron con la idea de que habría cambios en la política exterior de Estados Unidos", pero que "bastaba, sin embargo, un elemental conocimiento de la realidad para no caer en ilusiones".

"La estrategia de retirar las tropas de Irak y enviarlas a la guerra de Afganistán a luchar contra los talibanes, es un error. Allí se hundió la Unión Soviética", recuerda Castro, que alineó a Cuba con la URSS cuando existía.

"La confusión reina en el seno de la sociedad norteamericana", asegura el artículo tras citar despachos de agencias internacionales, y añade que "los que fraguaron el ataque del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas fueron entrenados por Estados Unidos".