LA JORNADA
México, D.F. .- Un primer análisis sobre las implicaciones que tendrán para el Instituto Federal Electoral (IFE) las reformas constitucionales en la materia y lo que se vislumbra como modificaciones al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) arroja que el costo financiero alcanzaría mil millones de pesos de cara a los próximos comicios federales.
Las nuevas responsabilidades y estructuras que se desprenden de las reformas en las áreas de fiscalización y de radio y televisión obligarán al organismo a ampliarlas sustancialmente, lo que implicará mayores costos para el IFE. En ambas estructuras se requerirá una expansión sustancial del personal que, en el caso de radio y televisión, es muy reducida e inoperante para las exigencias que ahora se derivan de la ley.

Conforme a las reformas constitucionales aprobadas y al proyecto de modificaciones del Cofipe se define que el IFE será el responsable de la distribución de los tiempos oficiales que se asignen a los partidos. Recaerá también en su responsabilidad el control de que dichos partidos no contraten publicidad en medios electrónicos, que ya está prohibida.

Ello implicará contar con los recursos tecnológicos y financieros para concretar esta tarea, una de las que mayores cambios obligará a tener al IFE. Hoy, el área de radio y televisión es una reducida oficina que sería incapaz de abarcar las nuevas responsabilidades.

Otro de los capítulos que se han valorado en el IFE para tasar en mil millones los recursos extraordinarios que requerirá a partir de la nueva legislación, es el ámbito de la fiscalización, que ahora contará con una unidad especializada. Como en el caso anterior, deberá incrementar sustancialmente su personal, bajo la nueva perspectiva pensada por los legisladores.

Existen otros rubros que implicarán gastos, como la credencial con fotografía, a la cual se pretende conferir ya un periodo de caducidad, lo que favorecerá su actualización, pero implicará mayores esfuerzos permanentes del IFE para la renovación constante.

Otro ámbito que podría implicar más recursos para el IFE son los convenios que eventualmente alcance con los institutos electorales locales, a efecto de organizar comicios estatales. En este caso, la reforma solamente abre la posibilidad para que puedan darse sin establecer obligación alguna para ambas partes.

Por otro lado, al cierre de octubre -con sólo un bimestre por delante-, los reportes del ejercicio financiero del organismo dan cuenta que de su gasto corriente se ha ejercido solamente 68 por ciento de los recursos asignados. Es decir, de los 4 mil 709 millones 442 mil 202 pesos del presupuesto finalmente asignado para 2007, se han ejercido 3 mil 200 millones 690 mil 822 pesos.

Sin embargo, uno de los ámbitos que más acentuado tiene el subejercicio es el capítulo 6000 del presupuesto, definido como obras públicas. A dicho renglón, el IFE destinó este año 28.6 millones de pesos, de los cuales a octubre se habpia gastado solamente 1.1 millones de pesos, esto es, menos de 4 por ciento de los recursos asignados.

Paradójicamente, de acuerdo con el reporte a octubre del instituto, la Dirección Ejecutiva de Administración había ejercido menos de 50 por ciento de los 341 millones 639 mil 433 pesos que le fueron asignados.

Otros ámbitos del área ejecutiva que tienen subejercicios importantes radican en las direcciones del Registro Federal de Electores -que ha ejercido 54 por ciento de su presupuesto asignado a octubre- o la de Capacitación Electoral y Educación Cívica, que ha erogado sólo 55 por ciento de los 95.9 millones de pesos que le fueron asignados.