Naciones Unidas.- Estados Unidos afirmó hoy que el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en el que se afirma que Irán sigue adelante con su programa nuclear deja como única salida la adopción en el Consejo de Seguridad de la ONU de una tercera ronda de sanciones.
Así lo afirmó el embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Khalilzad, tras conocerse en Viena el contenido del esperado informe del organismo regulador de Naciones Unidas sobre el programa nuclear iraní.

"Solamente una resolución firme, con sanciones nuevas y que muerdan, permitirá el éxito de la diplomacia", aseguró en un encuentro con la prensa.

Khalilzad señaló que el reporte de la OIEA establece que Irán no le ha dado "acceso a sus centrifugadoras P1 y P2, no ha suspendido el enriquecimiento y sigue construyendo un reactor de agua pesada", a pesar de la exigencia de la ONU de que suspenda estas actividades.

"En base a esto, y otras cosas incluidas en el informe, creemos que tenemos que proseguir con una tercera resolución de sanciones contra Irán", agregó.

Las conclusiones del informe redactado por el director general del OIEA, Mohamed El Baradei era uno de los elementos que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Rusia, EU, Francia y Reino Unido), más Alemania y la Unión Europea (UE), acordaron hace dos meses sopesar a la hora de decidir si imponer nuevas sanciones.

El segundo es el resultado de los contactos que el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, ha sostenido desde entonces con representantes iraníes sobre su disposición a suspender el enriquecimiento de uranio, que tampoco se espera sea positivo para Teherán.

Khalilzad reconoció que algunos de sus colegas en el Consejo de Seguridad, como China, han enviado "señales cruzadas" sobre su disposición a aceptar una tercera ronda de sanciones.

"Pero no creo que China quiera ser el obstáculo a que se encuentre una solución diplomática a este problema", apuntó.

El representante de Washington subrayó que el programa nuclear iraní es uno de los asuntos "cruciales de nuestro tiempo" debido a que Teherán "busca convertirse en una potencia hegemónica en su región, mantiene vínculos con terroristas, apoya a insurgentes en Irak y por la retórica de sus líderes".

El informe de la OIEA dado a conocer hoy certifica que Irán terminó de instalar casi 3.000 centrifugadoras nucleares y destacó que desde 2006 la agencia no ha recibido el mismo flujo de información que obtenía con anterioridad de Teherán, por lo cual su "conocimiento sobre el actual programa nuclear de Irán esta menguando".